El artista recuerda emocionado el momento en que siendo apenas un adolescente su madre y él decidieron adoptar al pequeño y hacerle parte de su familia.

Anuncio

A nuestro querido Johnny Lozada le tocó vivir mucho y muy rápido. Desde muy jovencito tuvo que manejarse entre los aplausos y la fama; pero lejos de los focos le tocó ejercer un papel más complejo, el de papá. Apenas tenía 16 años cuando él y su mamá decidieron adoptar a Felipe, su primer hijo y gran lección de vida.

Emocionado, el exMenudo contó cómo fue ese momento durante una amena charla con Chiquinquirá Delgado. Amable, simpático y cercano, como siempre, Johnny abrió las puertas de su casa y su corazón para hablar de ese papel de padre y abuelo que tan feliz le hace.

"Felipe llegó a nuestras vidas porque mi mamá y yo estábamos solos, él era familiar lejano de nosotros, se nos dio la oportunidad de poderle dar un mejor bienestar a Felipe y así lo intentamos hacer", explicó con todo el amor en el Break de las 7.

Johnny Lozada
Johnny Lozada y sus hijos
| Credit: Twitter de Johnny Lozada

El niñito entonces es hoy un hombre de 36 años. "Está casado, está en Orlando, es chef. Yo siempre he dicho que la relación de Felipe y mía es más de hermanos que otra cosa", dice. El chiquitín llegó a su vida siendo Johnny todavía muy joven y aunque le dio todo lo que pudo y más, inevitablemente no es lo mismo ser papá a esa edad que a los 30.

A su juventud hubo que añadirle el ascenso de la carrera artística del puertorriqueño que siendo un adolescente ya llenaba estadios y se comía el mundo. Una situación que le mantenía alejado de casa por mucho tiempo y que le impidió disfrutar de esa paternidad como él hubiese querido.

"Ese momento tan increíble, importante para él y para mi desgraciadamente me lo perdí. No va a volver porque ese momento no vuelve", dijo en una entrevista en el que fue su programa Despierta América.

A día de hoy ha recuperado el tiempo perdido y disfruta de sus hijos con intensidad. Bueno, de sus hijos, y de sus nietos, que le tienen loco de felicidad. Ser abuelo le ha traído paz y mucha alegría. "Te llena de emoción, es como una segunda oportunidad de ser padre pero con la ventaja de que los entregas", dijo entre bromas.

Abuelo, padrazo y un marido maravilloso. Gracia Johnny por siempre darnos lo mejor de ti.