Por segundo día consecutivo, el cantante mexicano se presenta en casa de la Chica Dorada en Miami para exigir ver a su pequeño Eros.

Por Teresa Aranguez
Agosto 29, 2019
Anuncio

Por segundo día consecutivo, Gerardo Bazúa se ha presentado en la casa de Paulina Rubio para exigir lo que considera es su derecho como padre, ver a su hijo Eros. Desde la puerta ha vuelto a grabar un fuerte video donde explica la cruda situación que está viviendo con la cantante.

En las imágenes se ve cómo llama a la puerta una y otra vez. Cuando consigue que alguien le atienda y descubren que es de nuevo el papá del chiquitín, la persona de servicio corta todo tipo de comunicación.

“Aquí una vez más me contestan y cuelgan porque por órdenes de la “Señora” está prohibido dar información, si está o no está el niño”, ha contado triste a la vez que ofendido junto al video en su cuenta de Instagram.

En esta ocasión y cansado de suplicar de ver a su hijo, Gerardo ha escrito un fuerte mensaje contra la artista en lo que concierne a la educación del pequeño.

“¡¡Eso sí!! Prefiero me lo eduquen y le den amor las empleadas de la casa de la “Señora”, que la misma “Señora”·, ha dicho. Además, ha amenazado con seguir en su línea y luchar por lo que considera es justo. “Continuará… Gente que con Ley o sin Ley hace lo que quiere, este es el caso”, ha concluido.

Esta es la segunda grabación en dos días que el cantante ha colgado en sus redes para dar a conocer la difícil situación que vive como padre. “Qué triste tener que subir este video para que se vea una, de las tantas veces, que he ido a buscar a mi hijo Eros”, escribió en la primera grabación.

Un triste episodio que, desafortunadamente, promete más entregas en los próximos días.