La cantante dominicana presumió a sus hijas de diez meses, a quienes ya les forja una carrera en el mundo del espectáculo.
Anuncio

Desde que se convirtió en madre, Amara La Negra no deja de sonreír. A pesar de las críticas recibidas por el nombre de las pequeñas Sumajestad y Sualteza, y sus acciones por el futuro profesional de las niñas en el mundo del espectáculo, la cantante continúa presumiendo su felicidad en el mejor papel de su vida.

La estrella dominicana no cesa de compartir cada paso de sus pequeñas con sus seguidores y a escasos dos meses de cumplir su primer año de vida, la intérprete expresa una sentida reflexión sobre su nuevo título de madre.

"¡Podrán decir lo que quieran de mí! Pero nunca podrán decir que fui ¡mala madre!", apuntó en su cuenta de Instagram junto a una hermosa imagen sosteniendo a sus gemelas. "La mayor bendición de una mujer es la de ser madre y la mayor dicha de un hijo, es la de poder contar con el amor de una madre ejemplar y valiente".

Amara confesó que ahora que tiene a su cargo y responsabilidad a dos pequeños seres, no se siente sola y sus pensamientos y decisiones, se dividen en su bienestar y el de sus hijas.

"Una madre nunca está sola en sus pensamientos. Una madre siempre piensa dos veces, una por sí misma y otra por sus bebés", apuntó.

Amara ha salido a la defensa de sus hijas como una leona cuando han sido motivo de discusión en sus redes sociales, ya sea por los peculiares nombres que les puso o por incursionarlas en el mundo del modelaje cuando apenas tenían tres meses de nacidas. La cantante se ha enfrentado con uñas y dientes a los detractores que han criticado sus decisiones de madre, reiterando que las pequeñas son las reinas de su mundo.

"Ser madre ha despertado en mi un poder que desconocía", expresó en su Instagram. "Como una fiera siempre estaré aquí para ¡defenderlas y protegerlas! Las educaré y las enseñaré para que sean mujeres de bien en el futuro. ¡Tengo planes grandes para ellas!"