La actriz y presentadora venezolana Gaby Espino confiesa que no ha sido nada fácil entretener a sus hijos durante la cuarentena del coronavirus.

Por Isis Sauceda / L.A.
Abril 02, 2020
Anuncio

Con los niños en casa durante la cuarentena impuesta por el azote del coronavirus, los padres no sólo se han convertido en asistentes de maestros ayudándolos con sus tareas escolares, sino que también se ven obligados a recurrir a su creatividad para mantener a los pequeños entretenidos.

La actriz y presentadora Gaby Espino no está exenta de esto e intenta entretener a sus pequeños Oriana y Nickolas, quienes se han portado como todos unos campeones durante este tiempo de incertidumbre.

“Con los niños en la casa y las clases por Internet, todo [es] un poco complicado, todo nuevo”, confiesa la conductora. “Hacemos huevos en la tarde, jugamos Uno, Monopolio, de todo. En mi casa hay patio grande, hay una [cancha] para jugar basquet[bol], hay piscina, tratamos de hacer todo lo que se pueda. Pobrecitos, ellos son los que más sufren toda esta situación”.

Para Espino el 2020 prometía ser un año bastante ocupado a nivel laboral con varios proyectos en la televisión, desde la conducción de Premios Billboard de la Música Latina, hasta un reality y una serie, todo sin dejar a un lado sus múltiples apariciones en eventos especiales y sus compromisos con marcas importantes como Neutrogena.

“Todo lo que tenía me lo suspendieron”, cuenta. “Pero lo más importante es sacarle lo positivo a esto. Creo que el coronavirus nos está dando muchas lecciones y nos está dando como el tiempo de volver a juntarnos como familia y darnos todo ese tiempo y espacio que no nos damos cuando estamos en el ajetreo de la vida”.

Credit: Alexander Tamargo/Getty Images for Universal Pictures

Espino también está utilizando este tiempo en casa para nutrirse a nivel personal a través de libros, meditación —y haciendo cosas que la mantengan con una paz interna en todos los aspectos de su vida.

“Para mí, mi casa es mi espacio de paz, mi santuario, mi refugio y eso es lo que me equilibra fuera de la vida del trabajo, de la vida de este medio del entretenimiento que de repente es tan ajetreado”, dice. “[A mis hijos] trato de inculcarles lo que creo: desde que te levantas en la mañana, desde que despiertas, agradecer las cosas que vemos simples, que tenemos al frente que a veces no nos damos cuenta, desde el cielo azul, hasta poder respirar, [y tener] las plantas, absolutamente todo”.

Y agrega: “Trato de enseñarles [que hay que] vivir en agradecimiento. Creo que eso es lo más importante en la vida. Cuando agradeces absolutamente todo, lo que te pasa, lo que tienes, lo que te gusta y no te gusta en tu vida, pues las bendiciones se multiplican y eso es lo que trato de que mis hijos aprendan y que sea el lema de su vida”.

Aunque no se considera una modelo a seguir, la conductora tiene un consejo muy importante para la nueva generación de jóvenes que buscan una guía de vida: “Lo más importante es definir tu propósito, para dónde quieres ir, qué es lo que quieres hacer, qué es lo que quieres de ti. Hacer un plan de acción y luchar por esas metas y esos sueños”.