La bella conductora regresó a casa con su primer bebé, ¡y así de bello tenían todo la abuela y la bisabuela para recibirlas!

Por Nuria Domenech
Julio 26, 2020
Anuncio

Michelle Galván y su esposo, Fernando Guajardo, regresaron por fin a casa después de que les dieran el alta en el hospital, donde esta semana nació su primera hija a quien pusieron por nombre Megan.

Hace un par de días, la conductora de Primer Impacto mostró así de orgullosa junto a su marido la primera foto de su bebita:

“MEGAN, eres sin duda todo lo que significa tu nombre: enviada por Dios, fuerte y capaz. Gracias por elegirnos como tus papás, te amamos mucho.  El que dude de Dios y sus milagros, vea esta foto, porque para aquel que cree, todo le es posible. Más agradecida no me he sentido nunca”, escribió la mamá primeriza con el corazón en la mano.

Así llegó la pareja a casa desde el hospital.

IG Michelle Galván
IG Michelle Galván

Muy emocionada y de vuelta en su hogar, se encontró con un gran despliegue de flores y regalos de sus mejores amigos y de colegas de trabajo, además de una hermosa decoración realizada por su mamá para darle la bienvenida.

El nombre de su pequeña estaba escrito con globos dorados sobre el espejo del hall:

IG Michelle Galván

“¡No quería pasar la oportunidad de decirles cómo nos recibieron en casa mi mamá y mi abuela, la abuela y la bisabuela de Megan, así llegamos del hospital, con mucho cariño y oliendo delicioso en la casa!”, exclamó nada más llegar, observando todos los ramos de flores esparcidos a su alrededor para felicitarle por el nacimiento de su bebé.

IG Michelle Galván

“Equipo de Primer Impacto, de Despierta América, muchas gracias están divinos los arreglos”, dijo entusiasmada ante tanto detalle.

“Mi mamá se encargó de hacerme mis platillos favoritos y dejarnos detalles por todos lados, como este que me encanta, es un borreguito, ella me regaló uno al llegar a casa, fue mi primer peluche y ahora su nieta lo tiene, un borreguito también...”, recordó enormemente ilusionada.

IG Michelle Galván

Megan fue una bebé muy deseada y querida. Así de amorosos se expresaban sus papás poco antes de que su hija llegara al mundo.

“Te esperamos con inmenso amor, aunque muchos decían que era imposible tu llegada, nosotros no dudamos en que algún día te convertirías en nuestro sueño hecho realidad. Eres la bandera de nuestra batalla y el motor más grande para ser un mejor matrimonio y mejores personas.

Estamos confiando en Dios, en sus planes y en el propósito tan grande que tiene para ti mi niña. Agarrados de su mano y llenos de oraciones de los que nos acompañan, seguimos esperando tu llegada. Te amamos hoy y siempre, tus papás”.