La actriz de Rubí compartió en sus redes una escena de la serie y nos dejó con las dudas de si llegaba una "Alejandrita" en camino.

Por Teresa Aranguez
Febrero 13, 2020
Anuncio

Está pletórica. Alejandra Espinoza vive uno de los momentos más felices de su vida. En lo profesional ha cumplido un sueño, el de incursionarse en la actuación. La ahora también actriz ha demostrado que tiene madera de ello con su personaje de la doctora Sonia en Rubí, con el que se luce en cada aparición.

Personalmente está más bella que nunca y destaca en su otro gran papel, el de madre de Matteo, con una intensidad que nos tiene enamorados. En más de una ocasión ha compartido la petición de su hijo de tener un hermanito o hermanita, y quizá, decimos sólo quizás, la cosa está más cerca de lo que pensamos.

Y es que Alejandra ha compartido unas publicaciones muy traviesas en su perfil de Instagram que podrían hacernos pensar que hay una “Alejandrita” en camino. La broma comenzaba con motivo de su personaje en la telenovela Rubí y sus seguidores no dudaron en preguntarle si la cosa iba con ella. Su respuesta nos da que pensar.

La propia Ale mostraba esta pregunta junto a un dibujito de un bebé en el horno en sus historias de esta red social. “¿Estás embarazada Alejandra?”, le cuestionaban. Divertida, la también conductora no dudó en contestar en otra publicación que nos daba pistas.

Las alarmas saltaron de inmediato y sus seguidores siguieron haciéndole preguntas. “¿Qué será lo que quiso decir, que viene un Alejandrito en camino?”, insistían. Juguetona, ella respondió con un “o Alejandrita… perdón, Sonita”, dijo luego refiriéndose a su personaje en la exitosa serie en la que participa. Su personaje sí que podría estar esperando un bebé y claro, ella ha jugado, siempre con muy buena intención, al despiste. ¿Será entonces un sí o todo quedará reducido a una broma?

Su ilusión es volver a ser mamá y darle esa compañía al rey de su casa, así que no descartamos nada. Sea como fuere sería una maravillosa noticia que contar. Esto sí que sí, es cuestión de tiempo ¡y matemáticas!