Con un estilo de juego "no apto para cobardes" el gran cantante nos demostró que su niño interior sigue intacto y es capaz de ser tan juguetón con sus gemelos como lo era de niño con sus hermanos. ¡No te lo puedes perder!

Por Nuria Domenech
Abril 19, 2020
Anuncio

¿A quién no le gustan los videos que Enrique Iglesias comparte en sus redes? ¡A nosotros nos encantan! Cuando el cantante español afincado en Miami nos muestra retazos de su vida familiar, siempre nos saca una sonrisa.

Más que todo cuando nos muestra a sus hijos, los tres pequeños que tiene con la bellísima Anna Kournikova, el amor de su vida y la mujer con la que el intérprete de Heroe creó un verdadero hogar.

Hace poco Enrique nos presentó a la benjamina de la familia agarrándole de los bracitos y haciéndole bailar al son de la famosa canción We Are Young, donde pudimos apreciar los hermosos ojitos azules de la bebé.

Hoy Enrique volvió a cautivarnos como el gran papá que es. El ídolo internacional de la música, simpático y juguetón como sus pequeños, no dudó en tirarse al suelo para cargar a sus mellizos sobre la espalda y mostrarnos que, aunque el hijo de Isabel Preysler y Enrique Iglesias haya crecido hasta convertirse en un hombre muy alto, no ha olvidado al niño que lleva adentro…

¿Qué te pareció? ¡A nosotros logró sacarnos una carcajada por su estilo de juego no apto para cobardes! Seguro que los pequeños Nicholas y Lucy están felices de que su papá esté junto a ellos tanto tiempo en casa durante estos días de cuarentena.

El coronavirus causó recientemente una triste pérdida en la familia de Enrique en España: Carlos Falcó, el papá de su hermana Tamara Falcó Preysler, falleció por culpa del Covid-19.

“Estamos pasando tiempos difíciles y esta emergencia ha alcanzado a muchísimas personas, incluida mi familia. Es momento de quedarse en casa y estar pendiente de vuestros seres queridos. Os mando un fuertísimo abrazo y espero veros muy pronto. ¡Animo!”, una cuarentena que, a la vista está, los hijos del cantante están disfrutando de lo lindo. ¡Un abrazo para tí también, Enrique!