El hijo de los duques de Sussex ya vio la nieve por primera vez. Que el príncipe Harry lo cuente como algo especial en un importante discurso es un detalle más de lo tierno que es este papá primerizo.

Por Nuria Domenech
Enero 20, 2020
Anuncio

¡Para los fans de los royals la semana pasada fue un auténtico roller coaster! Desde el radiante regreso de los duques de Sussex a Londres tras sus vacaciones de Navidad en Vancouver, al susto del día siguiente cuando anunciaron en redes que se independizaban de la monarquía, pasando por los nervios que compartimos con la misma reina de Inglaterra, quien pedía calma ante la sorpresa…

Inmediatamente después, la escapada de Meghan Markle el día del cumpleaños de Kate Middleton, entender que Archie nunca regresó al Reino Unido, la reunión del príncipe Harry con su abuela en presencia de su papá y su hermano, y el comunicado de la reina que culminaba la semana de infarto dando su visto bueno al jaque mate de los duques de Sussex, retirando sus títulos de altezas reales y avisando que los cambios solicitados por Harry y Meghan comenzarían a ser efectivos la próxima primavera.

Cuando ya no podíamos más de tantas emociones, el príncipe Harry dio ayer domingo un emotivo discurso en el que repasaba su vida y aseguraba que “La decisión de que diéramos un paso atrás no la tomé a la ligera. Fueron muchos meses de conversaciones después de muchos años de dificultades. Sé que no siempre tengo razón pero en esto realmente no me quedó otra opción”, reafirmando así una vez más que para ellos, los duques de Sussex, el acoso mediático fue devastador y definitivo en su salida de la realeza.

El papá del príncipe Archie no pudo evitar recordar aunque fuera un instante al pequeño con una pequeña anécdota que en un segundo se hizo noticia: “Fue un privilegio conocer a tantos de Vds. y sentir su emoción por nuestro hijo Archie. El otro día vio la nieve por primera vez y pensó que era súper brillante!”, dijo con la clásica emoción de los papás primerizos, para los que cada paso en la vida de sus bebés es toda una hazaña.

Antes de despedirse, el duque de Sussex, quien seguramente está ansioso por regresar a Norteamérica junto a su esposa y su hijo, compartió estas palabras: “Lo que estamos haciendo es un acto de fe… Gracias por darme el valor de dar este próximo paso”.