El astro del fútbol reveló que tiene una capilla en su casa donde guarda las cenizas de su hijo y de su papá: "no quiero arrojarlas al océano o al mar".
Anuncio

Fue hace aproximadamente un año, en octubre de 2021, que el astro del fútbol Cristiano Ronaldo y su pareja, la modelo española Georgina Rodríguez anunciaban la dulce espera de hijos mellizos para la primavera del 2022.

El esperado nacimiento trajo dolor y amargura a partes iguales para la pareja cuando en abril anunciaban que uno de los dos frutos de su amor había fallecido. A la pareja les quedaba como consuelo una nueva vida: su hija esperada.

Ese trago tan amargo de la vida es parte central de la entrevista que el CR7 ha concedido al controversial periodista británico Piers Morgan a quien le ha revelado que en su casa guarda las cenizas de su hijo y de su padre.

"Las cenizas [de mi hijo] están conmigo, como [las de] mi papá, están en la casa. Es algo que quiero conservar por el resto de mi vida y no quiero arrojarlas al océano o al mar", explicó el deportista de 37 años intentando contener la emoción al aparecer en la entrevista de TalkTV publicada este miércoles.

"Tengo una pequeña iglesia abajo en casa, una capilla, y ahí mantengo a mi hijo y a mi papá", prosiguió el padre de cinco hijos: Cristiano Ronaldo Jr., Alana Martina, Bella Esmeralda, Mateo Ronaldo y Eva María Dos Santos Tendencia. "Es probablemente el peor momento que he pasado en mi vida desde que murió mi padre", explicó el jugador sobre la penosa experiencia.

"Cuando tienes un hijo esperas que todo sea normal", prosiguió el jugador portugués. "Georgina y yo tuvimos momentos muy duros porque no entendíamos lo que nos estaba pasando. Era muy, muy difícil comprender qué es lo que nos estaba ocurriendo en ese momento de nuestras vidas. No sabes cómo reaccionar, no sabes qué hacer para ser honestos".

"Es una locura tratar de explicar a veces a mi familia y amigos cercanos y decirles ' nunca pensé sentirme feliz y triste al mismo tiempo", aseguró el futbolista. "Es difícil de explicar".

"Es muy difícil, a veces no sabes si reír o llorar", finalizó. "Porque no sabes cómo reaccionar.