La semana pasada fue dura para Vanessa Bryant y su hija mayor, Natalia. No te pierdas el encantador detalle que tuvo esta mamá-coraje con su primogénita y la sonrisa que dibujó en su cara.

Por Nuria Domenech
Junio 26, 2020
Anuncio

La leyenda del baloncesto Kobe Bryant murió en un accidente de helicóptero en Calabasas, California, el pasado mes de enero. El deportista, famoso en el mundo entero y un auténtico ídolo en Estados Unidos, iba acompañado de otras ocho personas, entre ellas, su segunda hija.

REXFeatures/Shutterstock /The Grosby Group

Testigos de la zona afirmaron que la niebla era muy densa en el área, que el helicóptero volaba muy bajo y desapareció en una nube. Poco después, explotó en una bola de fuego. Los pasajeros se dirigían a un partido de baloncesto en el Mamba Sports Academy. Todos, incluido el piloto, fallecieron en el acto.

El jugador de los Lakers y su hija Gigi dejaron un lugar irremplazable en el corazón de sus familias, especialmente en el de Vanessa Bryant y sus otras tres hijas, dos de ellas muy pequeñas todavía. Su viuda y su hija mayor son sin duda quienes están viviendo su peor duelo, en medio de una pandemia mundial y graves revueltas raciales a causa de los recientes casos de brutalidad policial.

Vanessa Bryant acaba de celebrar el primer día del padre sin Kobe, que además coincidió con el primer cumpleaños de su bebé Koko-Bean, el pasado fin de semana.

IG Vannesa Bryant

Fechas difíciles, tanto para ella como para su hija mayor, Natalia, quien se ha convertido en su soporte y sin duda es la encargada de distraer a las pequeñas esos días en que los que la vida se le hace demasiado insoportable a su mamá.

Quizá por eso Vanessa Bryant tuvo este precioso detalle con ella el mismo Día del Padre y le regaló un precioso cachorrito a Natalia, afirmando: “Me encanta ver a mis hijas sonreir”.

Mientras que Vanessa Bryant continúa con su cuenta de Instagram cerrada, Natalia volvió a abrirla al público. Es posible que no pudiera contener la emoción y quisiera compartir con el mundo la ilusión de su preciosa nueva mascota, a la que bautizó con el nombre de Bobby.