La psicoterapeuta de origen argentino Iafi Shphirer nos explica cómo hablarle a los pequeños en cuarentena para que no sientan miedo por la crisis de COVID-19.

By Mayra Mangal
March 25, 2020

La pandemia del coronavirus ha generado que millones de personas a través del globo tengan que vivir recluidas bajo cuarentena para evitar la propagación de la pandemia.

El nivel de reclusión es más o menos severo de acuerdo al país, pero el efecto en muchos casos sigue siendo el mismo: confusión, desánimo e incluso, miedo.

El tema se vuelve aún más delicado si en dicho hogar hay niños pequeños presentes, que lógicamente quieren salir a jugar y a convivir con sus amiguitos. Ante el dilema de cómo hablarle a los pequeños en casa para explicarles la crisis de COVID-19, sin asustarlos, People en Español ha consultado a la psicoterapeuta Iafi Shphirer.

"Sentir miedo es sano en momentos como estos porque nos protege de cosas que pueden ser muy peligrosas y nos prepara para lo peor", asegura la experta de descendencia argentina y residente en Tel Aviv, Israel, que ha trabajado con niños en zona de conflicto como la Franja de Gaza. "[Hay que] ser sinceros con ellos. Darles tranquilidad", asegura. "Unirse a su preocupación y preguntarles, también indagar juntos sobre el sentimiento. No mentirles. Ir al grano y no invadirlos con demasiada información".

"Nos tenemos que adecuar a una situación rara, distinta, en una crisis, y de pronto nuestras reacciones son raras. ¿Desde cuándo caminamos por la calle y nos alejamos para ver si tenemos dos metros de distancia?" explica Shphirer, quien vive en Israel desde 1978 en un kibutz. "Es loco, nosotros los latinos, ¿desde cuándo nos dejamos de besar, abrazar y tocar? Pero la situación lo exige, entonces las reacciones esas, esos frenos a mitad de camino que nos parecen al principio no educados, ok, es lo que debemos hacer."

Facebook/Iafi Shpirer

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El problema, explica, es que con la cuarentena se rompe la rutina familiar. "Estamos acostumbrados a trabajar, a salir, a entrar, que los niños entren, salgan, vayan a la casa de los abuelos, a tocarnos, y ahora tenemos que tener cuidado y tomar mucha conciencia de todo lo que hacemos", señala.

"Los expertos en educación dicen que hay que hacer una rutina diaria con los niños, y eso es cierto, pero no la misma rutina anterior. Es un espacio en el que nos replanteamos qué es lo que podemos y queremos hacer ahora, que no es lo mismo que hacíamos tres semanas atrás", agrega.

Con la cuarentena y el peligro al contagio del COVID-19, todo ha cambiado. "Tal vez vivir el hoy hace tres semanas era disfrutar de todo lo que hay y hoy en día, monitoreando qué es lo que puedo y no puedo hacer vivir el momento es restringir las salidas, es controlar los gastos, es planificar solo el día de mañana", asegura la terapeuta.

"Cuando yo trabajo en zona con riesgo de guerra y los padres vienen a consultar cómo hacemos para que los chicos no tengan miedo, lo primero que yo digo es ¿por qué no tienen que tener miedo? El miedo es sano, el miedo nos protege de cosas que son muy peligrosas", prosigue Shphirer.

"Ok, hablar del miedo y ver cuáles son las reflexiones de los chicos porque ellos nos ven y actúan de acuerdo a lo que nosotros proyectamos. Si nosotros decimos, ‘bueno, la situación es rara, para mí también es incómoda, no sé lo que va a pasar mañana, pero quédate tranquilo, o vamos a hacer lo mejor para cuidarte y cuidarnos. Y todo lo que quieras saber me lo preguntás y lo averiguamos juntos. Eso ayuda a los chicos a saber que esa inseguridad e incertidumbre, la podemos manejar, no nos a atrapar, y va a haber cosas que no las vamos a saber. Y a aprender a vivir en un espacio que nos exige mucha flexibilidad", observa.

Ojo, la experta ruega que no perdamos de vista los sentimientos de aislamiento o soledad en estos momentos. "La soledad es mucho más asesina que el corona. En situaciones así es muy fácil meterse en la cueva. Pero tenemos que luchar para mantener este sentido no natural de online, de hablar por teléfono, de escuchar".

Advertisement