Que se prepare el actor cubano porque su primogénito viene pisándole los talones. Y no solo en belleza, sino también en talento ¡y personalidad!

Por Teresa Aranguez
Junio 05, 2021
Anuncio

Parece que fue ayer cuando William Levy y Elizabeth Gutiérrez presentaban oficialmente a su primer hijo, Christopher Levy. Aunque el bebé ya apuntaba maneras, es hoy, 15 años después, que el joven se roba todas las miradas (¡y suspiros!).

Si su papi es el rey de los galanes, el joven va por el mismo camino. Y no porque vaya a dedicarse a las telenovelas, que podría, sino porque ha heredado la belleza exótica de sus dos progenitores por igual.

Era la modelo y empresaria quien compartía una foto que revolucionaba las redes. "Tú me haces sonreír", escribía Ely sobre su ya no tan bebé.

Con una sonrisa de oreja a oreja y un físico espectacular, el adolescente acaparaba todos los piropos y halagos habidos y por haber. No es para menos. Además de unos rasgos físicos que saltan a la vista, el joven derrocha una alegría natural contagiosa.

Christopher es todo un deportista, de ahí su personalidad responsable y marcada por la disciplina que se requiere en un deporte como el béisbol.

Al igual que sus padres, él también es un número uno en lo que hace. Y aunque su accidente en un cochecito de golf le llevó al quirófano, ya está totalmente recuperado y dispuesto a darlo todo.

Con esta dedicatoria llena de orgullo y satisfacción, el actor felicitaba a su primogénito en su decimoquinto cumpleaños. En ella compartía una conversación privada con su hijo que demuestra la hermosa y cómplice relación que hay entre ambos.

"Mi gente, hoy les comparto con mucho orgullo una de las muchas conversaciones que tengo con mi hijo. Estoy muy orgulloso de ti mi campeón", escribió el protagonista de Café con aroma de mujer.

Un sentimiento que se hace extenso a Elizabeth, quien siempre publica retratos y tiernos momentos con el que será su eterno bebé.

El niño se ha hecho mayor y junto a Kailey, su hermana pequeña, son el mayor orgullo de la feliz pareja. ¡Qué bella familia!