La presentadora venezolana ha dado a conocer el difícil momento que está atravesando con su benjamina. "Anoche no pude dormir bien... ¿Cómo hago con esto que siento?"
Anuncio

Hace unos días Carolina Sandoval presentaba uno de los trabajos de los que más orgullosa se siente. Se trata de Ansiedad, el documental sobre los estragos de dicha condición en su vida y los pasos que ha dado para echarla de sus días.

Justo en medio de la promoción de esta pieza estrenada en su canal de Youtube esta semana, la conductora venezolana ha vivido un episodio que despierta los fantasmas del pasado.

La noticia nacional de la masacre en la escuela de primaria en Uvalde, Texas, que ha dejado 21 víctimas mortales, 19 de ellas niños y niñas, ha dado un vuelco a todos los padres y madres, incuida Carolina.

Desde sus redes ha compartido la angustia que está viviendo en estos días cada vez que se tiene que separar de su pequeña Amalia Victoria. Un capítulo muy difícil que con su historial de sensibilidad y miedos le está afectando especialmente.

A través de varios reels en su perfil de Instagram, la comunicadora dio a conocer lo mal que lo está pasando en las últimas horas y cómo lo sucedido ha venido para desordenar su paz, esa por la que tanto se esfuerza cada día.

"Anoche no pude dormir bien, como persona altamente sensible, me impresiono fácilmente y me tardo en asimilar situaciones... ¿Cómo me quito este miedo, cómo me digo a mí misma que no tenga estos pensamientos cada vez que la envío al colegio, cómo hago para que esta ansiedad con la que vivo no se me alborote con estos temas que parecen no tener fin?".

Carolina Sandoval
Credit: Instagram Carolina Sandoval

Unas palabras a las que ha acompañado con dulces imágenes entre madre e hija. En ellas Amalia Victoria sonríe inocente y besa a su progenitora con todo el amor, ajena a todo lo oscuro y triste que pasa en el mundo.

"Yo lo único que le pido a Dios cada día al enviar a mi niña al colegio es que Dios me la proteja de todo mal y peligro, y hago una oración porque todos los niños del mundo sean criados con amor, amor al prójimo, empatía y mucha fe", añadió Carolina en su reflexión.