La actriz y su esposo Carlos PenaVega revelaron que su pequeño de 2 años sufrió una lesión irreparable en una de sus manos.

Anuncio

La pareja de actores Alexa y Carlos PenaVega vivió una de las más traumáticas experiencias como padres, al ver sufrir a su pequeño Kingston, de 2 años, a causa de un accidente que dejó una de sus manos con una lesión permanente.

La actriz de 33 años reveló a través de sus historias de Instagram que su hijo se estaba recuperando de una impresionante lesión, donde uno de sus dedos fue mutilado, de acuerdo a People.

"Mientras alistaba a los niños para dormir, cerré la puerta del baño agarrando los dedos de Kingston entre el eje", escribió la estrella de Spy Kids junto a la publicación. "Su dedo índice está moreteado y un poco ensangrentado… pero su dedo de en medio se llevó la mayor parte del golpe y está cortado desde su primer nudillo hasta la punta".

Alexa PenaVega
Alexa PenaVega
| Credit: Alexa PenaVega/Instagram

Los preocupados padres trasladaron al pequeño hasta el hospital más cercano donde recibió el tratamiento pertinente. Desafortunadamente, informó Alexa, los doctores no pudieron implantarle la parte amputada del dedo del pequeño, por lo que quedó mutilado.

"Pobre bebé. Pero los otros nueve [dedos] ¡están tan bonitos! ¡Él estará más que bien!", dijo en un vídeo publicado en sus redes sociales.

Alexa confesó que se sintió completamente culpable, avergonzada y responsable por el accidente, pero su esposo Carlos salió al rescate y se convirtió en todo un Superman para ayudar a su hijo y tranquilizar a la actriz.

"Nos unimos como familia… realmente puse en perspectiva cuánto amamos a nuestros hijos", dijo Carlos.

Carlos PenaVega
Carlos PenaVega
| Credit: Carlos PenaVega/Instagram

Aunque Kingston ya está haciendo volteretas como si nada hubiera pasado, la actriz ha tenido que enfrentar a sus detractores que han puesto en tela de juicio sus habilidades como madre, por aparentemente haber causado este incidente que dejará al pequeño mutilado de por vida. No obstante, Alexa se defiende asegurando que lo sucedido no fue a propósito como muchos han señalado, y que fue un simple accidente ocurrido en un instante.

"Las redes sociales pueden ser realmente frustrantes, después de haber visto los comentarios de la gente cuestionando mis habilidades como madre y asumiendo que yo cerré la puerta en un momento de ira… algo absolutamente falso. Simplemente cerré la puerta [del baño]. Eso es literalmente lo que pasó", explicó la actriz. Sé que jamás podré complacer a todos y que la gente es fea simplemente por ser mala… y para esa gente lo único que puedo hacer es orar", expresó.