Varios niños de Thoma’s Battersea , la prestigiosa escuela donde estudian los hijos de Kate Middleton y el príncipe William, presentaron problemas respiratorios a su vuelta de un viaje al norte de Italia. Ahora se esperan los resultados de las pruebas que confirmen o no su posible diágnostico de coronavirus. El centro asegura que están extremando sus precauciones para evitar contagios.

Anuncio

Seguro que es una de las peores pesadillas estos días para las mamás y los papás: recibir una nota de la escuela de tus niños, avisando de que los compañeros de tus hijos pueden ser portadores del coronavirus.

El susto que se habrán llevado los duques de Cambridge habrá sido de órdago, ya que hoy trascendió a los medios que al menos cuatro de los compañeritos de los príncipes George y Charlotte se encuentran en cuarentena, esperando el diagnóstico que les confirme si en verdad padecen o no el temido y contagioso virus que continúa expandiéndose por el mundo.

Charlotte y George

En principio, el centro de Thoma’s Battersea, la prestigiosa escuela donde estudian los hijos de Kate Middleton y el príncipe William en Londres, emitió un comunicado avisando que estaban extremando las precauciones en el recinto a causa del Covid-19.

La realidad, según se supo después, es que algunos niños de la escuela presentaron problemas respiratorios muy similares a los de los síntomas del coronavirus después de regresar de un viaje a Italia, el país europeo más acosado por la enfermedad.

kate-middleton-charlotte.jpg

El medio El Confidencial, en una exclusiva de Vanitatis, consiguió estas declaraciones oficiales del portavoz del afamado y elitista centro de enseñanza:

“Al igual que todas las escuelas, nos estamos tomando muy en serio los riesgos potenciales relacionados con la propagación del Covid-19. Con este fin, estamos siguiendo las instrucciones del gobierno al pie de la letras sobre prevención contra infecciones y en el tratamiento de casos en los que se sospecha que algún miembro del personal o alumnos estén expuestos al virus o muestren algún síntoma”.

gettyimages-1166043142.jpg

Y añadió: “Actualmente tenemos un número muy pequeño de alumnos que fueron evaluados y, por consejo del Gobierno, permanecen de momento en sus hogares a la espera de recibir los resultados de sus exámenes. Todos los padres fueron informados y hemos mantenido una comunicación regular con nuestra comunidad escolar para garantizar que se compartan los consejos y circule información importante. Por supuesto, preservaremos la confidencialidad del personal y de los alumnos y no haremos comentarios sobre casos específicos”.

De forma preventiva, en algunos países ya se están cancelando las clases en las aulas infantiles como una solución temporal para evitar la rápida propagación de esta nueva y fácilmente contagiosa enfermedad.