Dale una mirada a estos tips para darle una merecida limpieza a tu hogar antes de que inicie el 2021.

Por Andrés Rubiano
Diciembre 07, 2020
Anuncio

Las celebraciones de fin de año ya están a la vuelta de la esquina y en muchos hogares latinos hay una tradición familiar que es infaltable durante esta temporada: una limpieza profunda en todos los rincones de la casa para prepararla a la llegada del nuevo año. 

Debido a la situación que afronta el mundo por la pandemia del COVID-19, la limpieza y desinfección dentro de nuestros hogares se ha transformado en algo primordial.  

Y aunque en ocasiones limpiar no sea una de las labores más gratas del hogar, tampoco debe ser una pesadilla. Prepara tu lista de música favorita y haz que todos en casa participen de la limpieza, ya que si lo hacen en equipo la casa estará reluciente en menos de lo que imaginas. 

Dale una mirada a estos sencillos consejos para que le regales a tu hogar esa limpieza profunda de fin de año, que dejará tu casa brillante, libre de bacterias y lista para iniciar el 2021. 

Desinfecta los espacios y los artículos que se usan más frecuentemente

Lugares frecuentes
| Credit: Getty Images

Hay espacios y objetos del hogar que utilizamos a diario, pero que olvidamos desinfectarlos frecuentemente. Lo importante es reconocer aquellos espacios que diariamente manipulamos y que merecen ser desinfectados de manera profunda.

Asignarle un tiempo especial a la limpieza y desinfección de áreas como los baños y la cocina es esencial. Asegúrate de desinfectar gavetas, puertas, manillas y superficies. Un gran aliado para esta tarea son los paños desinfectantes desechables. Su función de limpiar y desinfectar al mismo tiempo te harán esta tarea mucho más sencilla.

No olvides artículos pequeños que también son usados a menudo por todos en casa, como los juguetes de los pequeños, el teclado de la computadora, los controles del televisor, las manillas de las puertas, los dispositivos móviles, entre otros. 

Mueve los muebles 

Mueve los muebles 
| Credit: Getty Images

Es normal que durante nuestra rutina de limpieza solo limpiemos los lugares y superficies que vemos sucias, sin embargo hay áreas que con el pasar del tiempo van acumulando suciedad que no se ve. Te sugerimos mover todo de su lugar para poder acceder a estos espacios. Pídele ayuda a los fortachones de casa para mover tus muebles de lugar. 

Limpia con un desinfectante suave los suelos y las partes que ocultan los muebles. No olvides recoger el polvo primero antes de introducir sustancias líquidas. Desde luego, utiliza implementos que te faciliten acceder a la suciedad que se acumula en esas esquinas y rincones poco accesibles.

Lo más importante es que te tomes el tiempo necesario para limpiar y desinfectar lo mejor posible, recuerda que estos espacios pueden haber acumulado suciedad durante meses y posiblemente no los volverás a limpiar por algún periodo largo de tiempo. 

Dale una buena limpieza a la nevera 

Limpia la nevera
| Credit: Getty Images

Dedicarle tiempo a la nevera es indispensable cuando de limpieza se trata. Es uno de los artículos más importantes del hogar, ya que allí se almacenan gran parte de los alimentos que consume tu familia. 

Saca todos los alimentos y colócalos en un lugar seguro antes de que inicies con el proceso de limpieza y desinfección de tu refrigerador. Para realizar la limpieza del interior de la nevera te recomendamos utilizar bicarbonato de sodio, jabón y agua tibia. Esta combinación te ayudará a eliminar olores y gérmenes indeseados. 

Luego dale una nueva pasada con paños humedecidos solo con agua y sécala entonces utilizando paños de papel secos. Intenta ser eficiente con esta limpieza para no dejar los alimentos fuera por mucho tiempo. También puedes ahorrar un poco de energía si desconectas la nevera durante el proceso.

Un repaso a las gavetas de la cocina

Gavetas de la cocina
| Credit: Getty Images

La cocina es uno de los lugares con más tráfico y uso en nuestro hogar. A diario estamos transitando por allí para sacar alimentos, mover objetos de las gavetas, preparar nuestras comidas y demás. 

Sacar todo lo que tengas en tus gabinetes y darle una buena desinfección te ayudará no solo a tener una cocina más limpia y libre de gérmenes, también a que estos espacios de almacenamiento se vean como nuevos por mucho más tiempo.

No te olvides de las paredes 

Las paredes
| Credit: Getty Images

Pocas veces dedicamos tiempo a estas áreas del hogar y olvidamos que también necesitan de una limpieza de vez en vez. El polvo y la humedad suelen hacerse presentes si no prestamos la debida atención a nuestras paredes.

Presta atención especialmente a las paredes de la cocina y los baños, ya que son dos áreas en las que se pueden acumular suciedad. Lo mejor para hacer esta labor es utilizar agua tibia y jabón desinfectante. 

Otros lugares a los que también puedes darle una pasada son los techos, lámparas, ventiladores, detectores de humo y otros objetos que estén en las paredes y que no se limpien a menudo. 

Adelántate a la limpieza de primavera en tu armario

Limpia tu armario

Esta es la época ideal para reciclar artículos que no utilizamos. Por eso, la limpieza del armario también significa deshacerse de todas aquellas prendas que ya no se utilizan y que tal vez puedes donar.

De igual forma, aprovecha el momento y dale un merecido lavado a aquellas prendas que lleven mucho tiempo guardadas. Recuerda que ahora es muy importante que en tu guardarropa solo tengas prendas limpias y con las que no hayas estado en la calle. Esto también aplica muy bien para tus zapatos. 

Las olvidadas ventanas

Las ventanas
| Credit: Getty Images

Sin duda, limpiar las ventanas no es una labor que realizamos cada fin de semana. Así que aprovecha este tiempo del año para darle un buen repaso a estas áreas de la casa, en especial aquellas que tengan manijas o las que sean propensas a ser tocadas por quienes viven en casa. Nada mejor que unas ventanas transparentes, libres de suciedad y polvo.  

Hazlo en equipo

En equipo
| Credit: Getty Images

Desde luego, la limpieza de fin de año de nuestra casa es una labor que requiere de tiempo, pero si logras que toda tu familia esté a bordo de esta misión, será mucho más fácil. Involucra a todos en casa y asigna labores, esto ayudará a que la casa esté reluciente en un abrir y cerrar de ojos. Luego de finalizar con la limpieza, no olvides terminar el día con una actividad que todos disfruten. ¿Qué tal una noche de cine navideño?