En las Navidades, es una época perfecta para unir cada una de ellas entre aquellos que han migrado a tierra estadounidense.
Anuncio

Los pesebres o nacimientos, posadas navideñas, la novena de aguinaldo, las reuniones familiares y la comida típica de cada país son tradiciones latinoamericanas que están en los corazones de los que viven en Estados Unidos. En las Navidades, es una época perfecta para unir cada una de ellas entre aquellos que han migrado a tierra estadounidense.

La tradicional posada que conservan inmigrantes del país azteca, que se celebra en México y España es de reunirse entre familiares y amigos a tocar puertas y “pedir posada” cantando villancicos. Al llegar a un destino, se sirven tamales, ponche navideño y se rompe una piñata llena de dulces mexicanos.

Otros países centroamericanos que celebran la posada son El Salvador y Guatemala. Los oriundos de estos países le agregan juegos pirotécticos y la gastronomía cambia un poco, como con el tradicional talmal chapín —diferente al mexicano. El tamal chapín viene envuelto en hoja de plátano.

Las tradiciones de estos países incluyen robarse al niño Dios del pesebre. Este luego se regresa el 2 de febrero en una nueva fiesta.

Los colombianos celebran la Novena de Aguinaldo. Esta tradición colombiana gira en torno al pesebre. Las familias se reúnen para rezar por nueve días a José, María y el niño Jesús, cantando villancicos, en algunos casos seguido de una fiesta— lo que se conoce como una novena bailable.

Los platillos que se comparten forman una gran parte de esta tradición ya que al inicio de la fiesta se sirven delicias típicas como natilla, buñuelos y arroz con leche.

“Nosotros en Chile hacemos la peregrinación de la virgen todo el mes de diciembre, también nos reunimos a cantar junto a los nacimientos”, contó a Efe la mujer devota de la Virgen del Carmen, cuya imagen lleva con orgullo en una cadena colgada en su pecho.

Por último, otra costumbre que tienen otros países, como Chile, es llevar a cabo la tradición de la virgen peregrina. Cada semana, la virgen visita una casa diferente y familiares se reúnen para cantar villancicos, orar y compartir platillos.