Aprovecha para organizar y darle una buena limpieza a tu hogar para que esté impecable y acogedor.

Por Cynthia DeSaint
Noviembre 05, 2020
Anuncio

Se acercan las celebraciones de fin de año y la hora de decorar el arbolito de Navidad, de colgar las luces y adornar con alegría cada rincón de nuestro hogar.

Pero antes de contagiarnos del espíritu navideño y comenzar a sacar las decoraciones, planifica la limpieza de tu casa.

Organiza la tarea

Credit: Getty Images

Para que no te agotes, designa un día a cada área de la casa que quieras asear a fondo. Empieza por desempolvar los adornos. Opta por un plumero electrostático que atrapa el polvo en vez de esparcirlo por el aire.

  • Limpia las mesas, sillas, lámparas y demás objetos de la habitación usando un paño o bayeta y un producto multiusos en spray.
  • Aspira las alfombras y enróllalas.
  • Mueve los muebles para aspirar bien debajo de ellos, y trapea el piso.

Puedes hacerlo con un trapeador que tenga un paño desechable con el líquido limpiador incorporado.

  • Despeja los clósets separando la ropa y los zapatos que ya no se utilicen para donarlos.
  • Deshazte de adornos que tengas “escondidos” en cajones, así como libros que ya no leas. Las donaciones son bien recibidas sobre todo en época de Navidad.

Concéntrate en la cocina

Credit: Getty Images

No solo es el corazón de la casa, sino que además es el lugar que más utilizarás durante las festividades, por lo que debes dedicarle especial atención.

  • Ármate con un kit de limpieza que contenga un producto quita-grasa, esponjas, toallitas desinfectantes, jabón de vajilla antibacterial y paños reusables.
  • Limpia la superficie del mueble de la cocina con esponja, agua y jabón. Si la superficie es de cerámica, aplica crema quita-manchas y, con una esponja no abrasiva, frota delicadamente. Luego pásale un paño húmedo y sécala. Si tienes hornillas removibles, sácalas y lávalas con agua caliente y jabón antibacterial.
  • Remueve la suciedad del horno aplicando el desengrasante.

Déjalo reposar durante unas horas para que vaya trabajando y retíralo con un paño húmedo reusable. Si la grasa es reacia a salir, calienta el horno por unos minutos para que esta se ablande y te sea más fácil quitarla.

  • Elimina los alimentos expirados del refrigerador y limpia las superficies y compartimentos con un paño mojado y jabón antibacterial. Luego de retirar el jabón, repásalos con una toallita desinfectante.
  • Limpia con un paño húmedo la encimera o mostrador, sécala, y termina pasándole una toallita desinfectante para matar los gérmenes y las bacterias.
  • Revisa la despensa. Descarta los productos vencidos, limpia los estantes, y acomoda las latas y envases según su tamaño para que los encuentres al momento. Para optimizar el espacio, utiliza contenedores para almacenar los granos, la pasta y demás alimento.
  • Pasa un paño por las puertas de los gabinetes y limpia los tiradores con una toallita desinfectante.
  • Lava la vajilla y la cristalería que planees utilizar en los días festivos.
  • Asegúrate de que los manteles estén bien limpios y planchados.

Baños impecables

Baño relajante

Por su función, los baños requieren de una higiene profunda, y si tienes uno de visita, aunque solo se use esporádicamente, no debes olvidarlo.

Asea el inodoro, la ducha, la tina y el lavatorio con productos de uso específico para cada uno de ellos. Descalcifica los grifos. Rocíalos con un líquido en spray diseñado para quitar los residuos de calcio creados por el agua y frótalos con un trapo. ¡Se verán como nuevos!

Limpia los adornos y el espejo

Credit: Tim Macpherson

Organiza los estantes, repisas o muebles que sirvan para guardar los artículos de primera necesidad, asegurándote de que no falten el papel sanitario, el jabón y las toallas limpias.

Lava las alfombras del piso en la lavadora. Coloca un producto aromatizante para darle fragancia al ambiente.