A casi cinco años del paso de la tormenta llega este inspirador libro escrito por Karina Nicole González que lleva con un mensaje de esperanza y aliento.
Anuncio

Septiembre de 2017 es un mes que nunca quedará borrado en la memoria de los residentes de gran parte del Caribe pero especialmente de Puerto Rico y sus islas. Ese es el mes en el que azotó el huracán María, una de las tormentas más destructivas de que se tenga memoria en la región y que tan solo en Borinquen dejó más de 4,600 muertos.

El huracán y sus efectos sirven de inspiración para el nuevo libro infantil Los coquíes aún cantan (Roaring Book Press) de Karina Nicole González, con ilustraciones de Krystal Quiles.

La publicación infantil —que en inglés se titula The Coquíes Still Sing cuenta la historia de Elena, una niñita que vive en Utuado, Puerto Rico, un poblado que se ubica en la cordillera central.

En su casa, Elena tiene un árbol de mangos desde el cual se escucha el canto del coquí, esa diminuta ranita que es el símbolo de Puerto Rico con su canto. De pronto llega el temporal que no solo cambia la vida de la protagonista, sino también hace que el famoso coquí caiga en el silencio.

"Después del huracán María no se oía el canto del coquí, pasaron muchos meses hasta que lo escuchamos cantar de nuevo y por eso el título Los coquíes aún cantan", explica la autora a Book Corner de People en Español.

La autora Karina Nicole González vive entre Nueva Jersey y la isla y además trabaja como terapista del lenguaje:

Karina Nicole González - “Los coquíes aún cantan”
Credit: Roaring Book Press/Macmillan Children's Publishing Group

El libro ha sido ilustrado por la artista de sangre boricua Krystal Quiles:

Krystal Quiles
Credit: Roaring Book Press/Macmillan Children's Publishing Group
Los Coquíes aún cantan
Credit: Roaring Book Press/Macmillan Children's Publishing Group

"Lo que me inspiró a escribir esta historia fue por mi amor a Puerto Rico y después del huracán Maria en septiembre del 2017 mi abuela [como muchos otros en la isla] estuvo seis meses sin luz y tres meses sin agua potable y ni una sola vez consideró dejar su casita o irse de Puerto Rico", afirma González, quien también trabaja con organizaciones sin ánimo de lucro para ayudar en la recuperación, que pasado casi un lustro de la tragedia, aún continúa.

"Muchos niños enfrentan desastres relacionados con el clima y quería expresar la realidad de lo que enfrentan después de un huracán", puntualiza la autora. "Hay momentos de tristeza pero también de esperanza. Creo que los libros ilustrados pueden ser catárticos no solo de niños sino también quienes los leen con ellos".

¡Los coquíes aún cantan ya está a la venta!