Según algunos estudios, durante las fiestas navideñas comemos de más, nos nutrimos peor y solemos sucumbir a la tristeza.

By Nuria Domenech
December 06, 2019

Ya es diciembre y la Navidad está a la vuelta de la esquina. Mientras que todo dibuja estas fechas como algo ideal, un tiempo de ensoñación, amor y familia, parece ser que durante esos días de vacaciones nuestra salud se ve afectada muy desfavorablemente. ¿Por qué?

Según un estudio de la Universidad de Pitssburgh, se comprobó que lo que sí cambia radicalmente durante esas fechas son nuestros hábitos alimenticios. Después de estudiar durante dos años consecutivos a un grupo de personas, se demostró que no sólo aumentamos el número de calorías que consumimos, también disminuye el valor nutricional de los alimentos. En definitiva, no sólo comemos de más, también comemos peor.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETIN

Dejando a un lado la alimentación, también existen muchas personas que se deprimen cuando llega la Navidad. Al aproximarse las fechas importantes, podemos sucumbir a un estado de tristeza y melancolía, un sentimiento conocido como Christmas Blues y hasta los psicólogos aceptan su existencia.

Dos motivos pueden despertar esta sensación… Por un lado, añorar a nuestros seres queridos que ya no están con nosotros; por el otro, la obligación de sentirnos felices por la presión publicitaria.

Y algo más sucede durante estas fechas navideñas: el estrés de los reencuentros familiares empeora las enfermedades autoinmunes y las nerviosas. ¿Qué podemos hacer para sobrevivir estas fechas lo mejor posible?

Cuidar nuestra alimentación de la mejor forma posible, no abandonar completamente el deporte y recordar que siempre hay un vaso medio lleno: no olvidarnos de sentir gratitud porque todo lo que ya existe en nuestras vidas y valorarlo en su justa medida.

Advertisement