La emprendedora dominicana Meliza Fernández nos explica cómo su pasión por el baile le llevó a su profesión: un método que puede hacerte alcanzar el cuerpo deseado.

By
October 04, 2019 03:00 PM

Durante el Mes de la Herencia Hispana no solo celebramos a los grandes iconos latinos, también es momento de conocer a nuevos talentos y emprendedores en distintos ámbitos como la moda, la belleza, el arte o el sentirse bien. Este es el caso de Meliza Fernández, una dominicana nacida en Nueva York que descubrió en su pasión por el baile y el fitness su profesión.

Se reinventó creando Killer Bodies, una compañía que busca empoderar a las mujeres a través del baile como ejercicio físico. Un método diferente para estar en forma y obtener el cuerpo deseado. Fernández compagina su rol de empresaria con el de mamá probando que aunque difícil, no es imposible con llevar una vida activa.

¿Qué es Killer Bodies y cómo se te ocurrió su creación? 

Yo bailaba profesionalmente, quería ser actriz, necesitaba un trabajo… Así que empecé a trabajar en fitness. No pensaba que me fuera a enamorar del trabajo pero al conocer a las chicas de mi clase, saber cómo se sentían… Yo sufrí dismorfia corporal cuando iba creciendo, desórdenes alimenticios… Y la mejor solución para mí era la terapia de movimiento.

¿Era como una vía de escape para la inseguridad que sentías por tu cuerpo?

Sí. Lo que vi trabajando en fitness es que no había suficiente representación de la mujer latina con cuerpo. No todas somos chiquiticas, también hay latinas con curvas. ¿Cómo nos vamos a sentir seguras si no vemos representados nuestros cuerpos? Primero creé el bootcamp para no hacer caso a lo que veíamos sino a lo que sentíamos. Se trata de entrenar con el corazón conectando la mente con el alma, usar el cuerpo como un escape. Tenemos que trabajar mucho en eso. No nos damos cuenta de que lo que pensamos de uno mismo es por lo que estamos viendo alrededor, en la tele, en el trabajo…

¿Nos comparamos con otras personas?

Así es. Cuando empecé eso no pensé que fuera a ser un hit. Pero la energía de las muchachas era increíble. Por ejemplo, las que no tenían dinero para bailar cuando eran jóvenes y ahora renacieron esa pasión. Eso es lo que me da a mí ánimo para seguir. En realidad la clase trata de aceptarse como uno es y bailar. Y a través de ese amor, desarrollándolo por dentro, uno va a ver cambios fuera. Es al revés. Hacemos ejercicio enfocados en lo físico, pero mi método es hacer las cosas que sientas en tu corazón, que lo pongas bien y cuando uno ya crea un respeto por su cuerpo, el cuerpo cambia si es necesario.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Vimos en tus redes sociales que eres mamá, una etapa muy importante en tu vida. ¿Cómo ha sido ese reto de mantener tu compañía siendo activista del cuerpo, tu cultura y de la música y dedicarle tiempo a tu bebé?
Es super difícil pero posible. Por eso me encanta enseñar a la gente que es posible. Nunca pensé que iba a ser mama. Pero es algo que me encanta. El trabajo más difícil. Por eso el trabajo es necesario para mí, para mantener el balance. De día soy mamá.

Estoy con los niños, les llevo a la escuela, les preparo la comida… Por la noche es mi oportunidad de conectar con mujeres como yo. Que necesitan ese tiempo para ellas mismas y no ser madre, olvidarte de los otros títulos, saber quien tú eres hoy. Tú eres quien te defines, pero hoy puedes ser otra. Como mujer es bien importante  darnos permiso de que hoy quiero ser otra persona. lAsí que es importante levantarme, hacer algo por mí y demostrárselo a mis bebés.

Bailar una hora puede transformarte la vida. Bailas y dejas todas las preocupaciones, el estrés, los problemas. Así que aquí tienen unos pasitos para que ensayen en casa ¡y salgan a comerse el mundo!

Advertisement
EDIT POST