October 11, 2018 05:38 PM

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

 

Cuando tenía 7 años y se llamaba Hernán Lander, escuchó en su natal San Francisco de Macorís, República Dominicana, un cuento de hadas que cambió su vida para siempre. “Una muchacha que me cuidaba me hizo una historia que decía que al final del arcoíris había un duende con una olla de oro que te cumplía un deseo”, cuenta la ahora diseñadora de 35 años. “Ella me preguntó que qué quería de deseo y le dije que una vagina. Me decían que era niño y yo decía que era niña”.

Le tomó veinticinco años, pero hoy en día Hernán le ha dado paso a Hannah. “He soñado mucho con eso. Es lo que soy”, asegura Lander, quien vive en Nueva York. “Antes tenía que cuidarme de la manera de hablar, actuar, tenía paranoia. Ahora estoy feliz en mi cuerpo de mujer”. Desde el 2016, no solo ha cambiado sus pantalones por entallados vestidos, también ha invertido más de $80,000 en tratamientos de píldoras e inyecciones de hormonas, depilación láser para quitarse la barba y el vello, y una cirugía en Colombia que consistió en recortar sus cuerdas vocales para darle un tono más agudo y femenino a su voz.

Ciro Gutierrez para People En Español

En febrero se someterá a un cambio de sexo en una clínica especializada en Montreal, Canadá. “Para explicarlo de una manera sencilla, tomamos [los genitales] y los hacemos al revés. Tratamos de mantener los nervios y los vasos sanguíneos conectados correctamente. Con buenos cirujanos, la mayoría de estas mujeres aún podrán tener orgasmos después de la cirugía”, explica el doctor Joshua Safer, director ejecutivo del Centro para Medicina y Cirugía Transgénero del Hospital Mount Sinai de Nueva York, quien no ha tratado a Lander, pero asegura que en este tipo de casos la recuperación llevará más de tres meses. “Obviamente no tendrá útero, por lo que no tendrá bebés”.

 

La historia completa en la nueva edición de People en español. 

Tal Vez Te Guste

EDIT POST