El diseñador dominicano Hernán Lander enfrentó a su familia y el qué dirán, y decidió vivir su vida como HannaH, la mujer que siempre ha sido

October 11, 2018 05:38 PM

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

 

Cuando tenía 7 años y se llamaba Hernán Lander, escuchó en su natal San Francisco de Macorís, República Dominicana, un cuento de hadas que cambió su vida para siempre. “Una muchacha que me cuidaba me hizo una historia que decía que al final del arcoíris había un duende con una olla de oro que te cumplía un deseo”, cuenta la ahora diseñadora de 35 años. “Ella me preguntó que qué quería de deseo y le dije que una vagina. Me decían que era niño y yo decía que era niña”.

Le tomó veinticinco años, pero hoy en día Hernán le ha dado paso a Hannah. “He soñado mucho con eso. Es lo que soy”, asegura Lander, quien vive en Nueva York. “Antes tenía que cuidarme de la manera de hablar, actuar, tenía paranoia. Ahora estoy feliz en mi cuerpo de mujer”. Desde el 2016, no solo ha cambiado sus pantalones por entallados vestidos, también ha invertido más de $80,000 en tratamientos de píldoras e inyecciones de hormonas, depilación láser para quitarse la barba y el vello, y una cirugía en Colombia que consistió en recortar sus cuerdas vocales para darle un tono más agudo y femenino a su voz.

Ciro Gutierrez para People En Español

En febrero se someterá a un cambio de sexo en una clínica especializada en Montreal, Canadá. “Para explicarlo de una manera sencilla, tomamos [los genitales] y los hacemos al revés. Tratamos de mantener los nervios y los vasos sanguíneos conectados correctamente. Con buenos cirujanos, la mayoría de estas mujeres aún podrán tener orgasmos después de la cirugía”, explica el doctor Joshua Safer, director ejecutivo del Centro para Medicina y Cirugía Transgénero del Hospital Mount Sinai de Nueva York, quien no ha tratado a Lander, pero asegura que en este tipo de casos la recuperación llevará más de tres meses. “Obviamente no tendrá útero, por lo que no tendrá bebés”.

Eso no será ningún impedimento para que Lander pueda tener hijos, pues antes de iniciar su transición congeló su esperma para en un futuro procrear vía subrogación con su novio, el modelo Yeison Pérez, que la conoció ya como Hannah y con quien lleva una relación de más de un año. “No me hace sentir que es un hombre, la veo, la siento como una mujer”, dice de Lander el dominicano de 25 años, quien le dio un anillo de compromiso en agosto a pesar de algunas críticas en su entorno. “La quiero a ella como es. Nunca he estado con alguien así. No sé cómo me voy a sentir con el proceso [quirúrgico], me tiene un poquito en shock”.

Justo así fue como la madre de Lander quedó cuando le confesó lo que haría. “Mi único hijo lo pedí varón y me lo dieron por un tiempo [solamente]. Eso ha sido lo más difícil para mí”, confiesa Reina M. Antigua, quien gracias a su negocio de cocina rápida en El Bronx ayudó a costear los estudios de su hija en la prestigiosa escuela de diseño Parsons de Nueva York y también los gastos médicos de su transición ya que, hasta ahora, Lander no ha querido la asistencia económica que algunas entidades le podrían haber brindado para su transición. “Es duro, pero viendo lo bella que se ve, que se pone cualquier cosa y le queda lindo… salió a mí. La muchacha salió muy inteligente y dedicada”.

De hecho, no ha parado de trabajar y está preparando los nuevos diseños de la colección de ropa de su marca Hernan Lander by Hannah Lander. Una vez recuperada de su operación, la diseñadora espera presentarse por segunda vez en la Semana de la Moda de Nueva York. “Claro que tengo miedo, pero la necesidad de sentirme en mi propia piel es más grande que el miedo”, afirma Lander, quien ha consultado a un sicólogo para que la ayude en este período de tantos cambios. “He soñado mucho con eso. Cuando esté [operada] será un ‘ya’. Es lo que soy y pienso que debo ser”.

 

Tal Vez Te Guste

EDIT POST