La feliz mamá y empresaria ha compartido parte de lo que será su decoración muy centrada en el arte moderno y los diseños contemporáneos donde los espacios amplios y libres prevalecen.

Por Teresa Aranguez
Septiembre 03, 2020
Anuncio

Despacito pero sin pausa, así está siendo la adaptación y la puesta en marcha de la nueva casa de Ximena Duque y familia. Hace unos días, la directora ejecutiva nos compartía la noticia del retraso de la llegada de sus nuevos muebles por casi un mes, lo que le cambiaba un poco los planes.

Pero las piezas van llegando poco a poco y así nos lo está compartiendo a través de sus historias de Instagram. Los primeros en llegar han sido el comedor y una especie de diván que su hijita Luna ya ha estrenado de una forma muy original.

Se trata de una decoración muy contemporánea y con diseños muy diferentes a lo que solemos estar acostumbrados que encajan a la perfección con el espacio y la arquitectura de su nuevo hogar.

Mira el video:

Los colores son ligeramente oscuros y las formas, por ejemplo, de las sillas, adquieren la figura del número cuatro para adaptarse al cuerpo a la hora de sentarse. Ximena está cambiando todos sus muebles y está regalando los antiguos entre sus compañeros de Monat y gente que quiera acceder a ellos para seguir haciendo un buen uso.

Lo que también ha hecho en casa es cerrar la piscina para evitar posibles peligros y accidentes con Luna, siempre tan activa e inquieta. Así que eso fue de los primeros pasos a dar en esta preciosa mansión llena de ventanales y luz que hacen dudar a la colombiana si poner cortinas o no.

Tal y como expresó en sus videos finalmente optará por unas persianas ligeras que bajen el exceso de luz pero sin perder ese encanto de la casa. Los árboles que pronto tendrán serán los que les tapen y den más privacidad.

Ximena Duque

Mientras llegan los muebles ella nos sigue mostrando y contando cómo quiere cada rincón de su casa, por ejemplo, su oficina. Será absolutamente blanca y la adornará, en parte, con los logros que ha tenido en su carrera. Su esposo, Jay Adkins, todo un manitas, y su hijo, Cristan Carabias, también están aportando su granito de arena para que la casa siga tomando forma y personalidad.

De momento quedan muchas cosas por hacer, y eso es precisamente lo que les tiene entusiasmados, lo importante es el camino y más pronto que tarde la casita de sus sueños lucirá como se imaginó. Mientras tanto, ¡toca seguir disfrutando del proceso!