Dale una mirada a lo que aconsejan los expertos para estrechar los vínculos familiares con tus hijos. 
Anuncio

La adolescencia es tal vez una de las etapas más complejas de la vida, según lo expresan los expertos en temas de familia. No es para menos, ya que además de todos los cambios que experimentan los jóvenes durante este ciclo, es también el momento en que los seres humanos definen muchas características de su personalidad como adultos. 

No es un secreto que debido a la pandemia de COVID-19, los adolescentes han sido uno de los grupos poblacionales que más cambios ha tenido que afrontar en sus dinámicas sociales, lo que ha traído un ingrediente adicional de estrés a sus vidas.

Clases virtuales, cuarentenas preventivas, no poder ver a sus amigos, distanciamiento social y limitadas opciones de actividades han sido algunas de las grandes pruebas que han afrontado los jóvenes durante los últimos meses. ¿Cómo pueden los padres transformar estas nuevas dinámicas en oportunidades para estrechar su relación con ellos?

Para el psicoterapeuta colombiano Manuel Dario Carvajal, más allá de los retos que ha traído la pandemia, una buena comunicación con los hijos debe ser la herramienta fundamental para que los padres descubran esas actividades que les permitan fortalecer los cimientos de su relación familiar. 

Familia latina

Según añade el experto en temas de familia, cuando se habla de comunicación con los hijos, escuchar es más importante que hablar, ya que de esta forma se crea un vínculo de confianza que le permite a los padres tener un mejor entendimiento de sus retoños.

Así como es responsabilidad de los padres encontrar tiempo para dialogar con sus hijos, también lo debe ser destinar momentos de la semana para realizar actividades juntos. Y esta comunicación será la clave para encontrar aquellas actividades que se puedan transformar en herramientas para crear lazos afectivos más fuertes con ellos.

Uno de los errores más comunes es que los padres eligen las actividades familiares basados en sus gustos o deseos propios, sintiendo que pueden ser buenas opciones. La realidad es que en la mayoría de los casos, los gustos de los hijos pueden estar alejados de los de sus progenitores; por tanto, las actividades elegidas por los padres no generan en ellos interés alguno. 

Familia latina
Credit: Getty Images

Desde luego, las actividades pueden variar dependiendo de la personalidad de los chicos. Por consiguiente, la comunicación es vital para entender cuáles serían las más propicias y divertidas para tus hijos. "¡Escuchar, escuchar, escuchar! Es la base para entender mejor a los adolescentes", añade el psicólogo clínico, quien enfatiza en que cada joven es un universo totalmente diferente. "La comunicación con los adolescentes debe estar construida bajo estos tres principios: confianza, compromiso y cumplimiento". 

Si les encanta la música, ir a un concierto o unas clases de baile pueden ser opciones fabulosas. ¿Comer es algo que les fascina? Invítalos a preparar en casa su plato favorito. Si el deporte hace parte de sus vidas, acompáñalos al gimnasio o a sus prácticas. ¿Tienen inclinaciones artísticas? Tomen clases de pintura o música juntos. Escápate de viaje con ellos un fin de semana e invita a sus mejores amigos. ¡Las alternativas son ilimitadas!

Carvajal recomienda encontrar actividades que propicien los espacios para compartir y no aquellos que aunque se realicen en familia crean momentos de aislamiento individual como una noche de "cine". "Juegos familiares, un almuerzo en el campo, una caminata en la naturaleza o hacer deporte, por ejemplo, son opciones que ayudan a crear identidad de familia", explica.