Se aproxima el Día de las Madres y qué más bonito regalo que dedicarle una dulce carta a la persona que me dio la vida.

By Yarely Aguilar
April 26, 2019 11:54 AM
Querida mamá,
Sabes, todavía recuerdo aquellas mañanas cuando me levantabas muy temprano para llevarme a la escuela. Todos los momentos que vivimos juntas en aquella casa de México nunca se borrarán de mi mente. Gracias a ti tuve una niñez que nunca olvidaré y la llevaré grabada en el corazón por el resto de mi vida. Cómo no acordarse de todos los disgustos que te hice pasar cuando no quería hacer mi tarea o al no querer comer lo que me cocinabas. Te quiero pedir perdón por aquellas pataletas cuando me regañabas de pequeña, no te las merecías. A pesar de todo nunca me trataste mal, al contrario, siempre me trataste como tu princesa y lo sigues haciendo. Siempre has estado a mi lado sin darme nunca la espalda. Te admiro no solo como mamá, sino también como mujer. Admiro tu valentía y la forma en que ves la vida. No solo eres la mamá perfecta, sino que eres una gran esposa y ahora abuela. Admiro también tus ganas de seguir viviendo y de disfrutar cada momento que te ofrece la vida. Eres mi mayor privilegio y el mejor de los regalos que la vida me ha dado. Te mereces todo porque me has dado la vida y ahora me toca a mí cuidar de ti, espero con muchas ansias el día en que te pueda decir: “Mamá, ya no tienes que trabajar mas…”. Todos tus esfuerzos y sacrificios alimentan mis valores y te prometo, mamá, que haré todo lo que sea necesario para lograr mis sueños y celebrarlos contigo como siempre hemos hecho.
Fuiste mi niñera, mi confidente, mi maestra y serás mi acompañante por el resto de mi vida. Gracias por celebrar todas mis victorias y llorar conmigo cuando las cosas no salen bien. Gracias por siempre recordarme que todo es posible en esta vida si me lo propongo. Gracias por recordarme también que nosotros escribimos nuestro propio destino. Gracias por hacerme una mujer de bien y recordarme que nunca hay que olvidar de dónde venimos. Arriesgaste tu vida por mí para darme un mejor futuro en este país y eso nunca lo olvidaré. Gracias, mamá, por creer en mí. Gracias por todos los valores que me has inculcado en estos últimos 24 años. Gracias por ser la porrista de mi vida y por todo tu apoyo incondicional. Gracias por todos los regaños. Gracias por todos tus consejos. Gracias por ser mi cómplice. Gracias por existir. Gracias por ser mi mamá. Te amo, mamá.
Con mucho amor,
Tu hija
Advertisement


EDIT POST