En exclusiva, la protagonista de Rosario Tijeras nos cuenta sus trucos para tener un cuerpo espectacular

By Nuria Domenech
October 17, 2019 11:48 AM

Si tuviéramos que definir a Bárbara de Regil, diríamos cuatro cosas: un cuerpazo espectacular, dos ojos preciosos, tres amores inseparables (su hija, su mamá, su esposo) y cuatro millones de seguidores en instagram. Pero eso es a simple vista… Lo que más vale de esta impresionante mujer es su profunda inteligencia emocional.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Con una infancia difícil, convertida en mamá soltera adolescente, la protagonista de Rosario Tijeras tenía todo en contra para triunfar en la vida. Quizá haya sido el superar todo eso lo que le ha convertido en un torreón de fortaleza al que sus fans acuden constantemente en busca de consejo y consuelo. ¿Y qué es lo que hace ella al respecto? Responder a todos y tratar de ayudarles.

Así que con mucha curiosidad, mientras continúa inspirando a millones a través de sus redes, le hemos preguntado a Bárbara de Regil qué es lo que NUNCA encontraremos en su refri para sacarlo del nuestro. Esto fue lo que esta belleza nos contestó:

"Hay ciertas cosas que no tengo nunca en mi nevera por obvias razones: ¡porque me las comería!" –asegura riendo-. "No puede haber ningún pastel; ni quesos ni tortillas, para que no caiga en la tentación de hacerme unas buenas quesadillas; y no puede haber sopa de fideos ¡porque me comería ocho platos!"

Sin embargo, hay algo que siempre encontraremos en su refri: "¡Fruta picada seguro! Mucho apio y pepino, piña y miel, crema de espinacas con brócoli y siempre listo lo que nunca falla: pollo desmenuzado".

No te prometemos que al meter o sacar estos alimentos de tu nevera, amanezcas en el espejo con los abs de la Regil. Pero sí que, con constancia en la alimentación y en el ejercicio, los milagros suceden y ella es la prueba fehaciente de cómo lograrlo.

Y a la pregunta obligada de cuál es el secreto para tener ese cuerpazo, Bárbara de Regil lo tiene claro: "Disciplina y fuerza de voluntad". ¡Está bien, habrá que intentarlo! ¡Yo empiezo los lunes!

Advertisement