La psicóloga Alice Boyes, autora del libro The Anxiety Toolkit, nos da pistas muy sencillas y efectivas para viajar con más paz.

By Nuria Domenech
December 07, 2019 11:23 PM

Todos sabemos el consabido estrés que produce cualquier viaje. Más aún ahora, que se acercan las Navidades, y mucha gente vuelve a casa entre maletas cargadas de regalos, problemas de clima, vuelos retrasados y asuntos pendientes.

En una entrevista concedida al Washington Post, la autora de The Anxiety Toolkit, la psicóloga Alice Boyes, comenta que “hay mucho que recordar cuando viajamos. Los días antes de irte, tienes todo lo necesario a tu alcance para que no se te olvide nada, pero también montañas de trabajo que tienes que terminar antes de partir”. Pero si planeas bien tu viaje con anterioridad, tendrás más control de la situación. Estos son sus consejos para que encuentres paz en esos momentos de tensión.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETIN

Piensa en tu horario. No tengas en cuenta solo el precio de los boletos de avión, por ejemplo, a la hora de comprar tu medio de transporte. ¿Quieres levantarte de verdad a las dos de la mañana para ahorrarte una cantidad que en realidad no merece la pena el desgaste físico? Piensa primero en qué es lo mejor para tu horario, tanto el día de ida como el de vuelta, y toma una decisión a partir de eso.

Escribe listas. Boyes tiene incluso listas preconcebidas que le ahorran tiempo al viajar constantemente. La de verano le recuerda, por ejemplo, apagar el aire acondicionado y echar el cloro de la alberca.

Prepara detalles del viaje que te ahorrarán tiempo después. Visualiza dónde vas, qué vas a hacer y qué puedes preparar desde ya. Boyes se asegura de llevar cash a mano, billetes de a dólar, para tener dinero preparado para los tips de los hoteles, etc. sin tener que correr en el último momento por cambio.

Deja una maleta preparada. Boyes viaja constantemente y, por si acaso, siempre tiene una maleta a medio hacer, con cosas básicas de ropa o higiene, como un cepillo de dientes y un dentífrico.

Estudia qué cubren tus tarjetas de crédito. Muchas de ellas incluyen seguros de viaje, equipaje perdido, devolución por cancelación… Te puede dar paz mental y ahorrarte tiempo y dinero a la larga.

Saca tu Global Entry o TSA PreCheck. Si viajas mucho, pueden ahorrarte mucho tiempo y rebajar tu estrés. A cambio de rellenar algunos documentos y un pequeño pago, puedes pasar inmigración sin tener que sacar tu compu de la maleta de mano y sin quitarte los zapatos en los aeropuertos.

Disfruta de los tiempos de espera. En vez de estar mirando con ansiedad la pantalla para saber si tu vuelo o tu tren están retrasados o cuánto te falta para salir, date tiempo para relajarte y leer un libro o escuchar un podcast. Si la ansiedad continúa, respira profundamente y vive el instante sin pensar en qué dejaste sin hacer o en qué te falta por hacer mañana.

Ve sobrado de tiempo antes de que salga tu medio de transporte. Las aerolíneas recomiendan que llegues dos horas antes al aeropuerto para un vuelo nacional y tres si es internacional. Asegúrate de salir a tiempo para que puedas estar relajado un rato antes de viajar y sin el estrés que supone el salir tarde.

No pienses que todo va a salir mal. Viajar con estrés solo depende ti. No siempre hay filas larguísimas o los aviones están retrasados. Boyes te recomienda que te hagas tres preguntas: “¿Qué es lo peor que podría pasar? ¿Y lo mejor? ¿Qué es lo más realista?” Estudiar todos los escenarios posibles da paz.

Deja algo preparado que a tu vuelta te de alegría. Volver de un viaje suele afectar nuestras emociones y puede ser difícil volver a la rutina. Boyes recomienda que ya tengas el siguiente viaje preparado, aunque sea uno pequeñito. Así tendrás algo en lo que pensar que te produzca alegría en lo que retomas tu día a día.

Advertisement