El actor español Javier Bardem habló en exclusiva sobre su experiencia al protagonizar la cinta Being the Ricardos y cuál ha sido su vivencia más dolorosa en este año.
Anuncio
DO NOT REUSE - JAVIER BARDEM EN BEING THE RICARDOS
Credit: Glen Wilson © 2021 Amazon Content Services LLC

Javier Bardem estaba más que listo para personificar a Desi Arnaz y grabar en el set su legendario número musical "Babalú". Nada podía fallar. Después de todo, el español había ensayado la escena una y otra vez con el reconocido percusionista de origen cubano Walfredo Reyes Jr. "Cogí la conga, me la colgué al hombro y empecé a tocarla y a tocarla. Estaba tan metido en eso y no me di cuenta de que me sangraban las yemas [de los dedos]", recuerda Bardem, quien en la cinta Being the Ricardos da vida al legendario actor, cantante y empresario cubano.  "Estaba metido en eso y quería hacerlo lo mejor posible y eso llevaba a que estuviera tocando con tanta ferocidad porque Desi era una persona que tenía muchísima fuerza en el escenario".

Y tras bastidores también. Por ello, Bardem no pudo negarse para protagonizar junto a Nicole Kidman este largometraje que cuenta la historia de Arnaz y su esposa, la actriz y también empresaria estadounidense Lucille Ball, una pareja que revolucionó la televisión en los años 50 con su mítico I Love Lucy. "Es un papel en el que estuve interesado varios años porque siempre estuve muy atraído a la figura de Desi y también a la comedia maravillosa de I Love…", dice el artista, sobre la serie con la cual Arnaz inventó la técnica de grabar en vivo frente a un público con tres cámaras, formato con que se han grabado exitosas series como Seinfeld, Friends y The Big Bang Theory, entre incontables otras. "Después de haber intentado encontrar [a] un actor de origen cubano o sangre cubana o de familia cubana —y por las razones que fuesen [el director] no lo consiguió— me llamaron a mí, y por supuesto accedí sabiendo que me voy a acercar [al] personaje con todo el respeto".

Aaron Sorkin, director de películas como Moneyball y Steve Jobs, fue encargado de llevar a la pantalla este filme que se estrena en cines mañana, 10 de diciembre, y en Amazon Prime Video el 21 de diciembre. La cinta narra una semana en las vidas de Arnaz y Ball y a través de flashbacks el público podrá adentrarse a la vida de la pareja dueña de Desilu Productions y los problemas laborales que enfrentaron, las infidelidades de Arnaz, y la convivencia con sus otros compañeros en el set: Vivian Vance (interpretada por la actriz Nina Arianda) y William Frawley (interpretado por J.K. Simmons).  

"Lo que le importaba a [Aaron] era esos seres humanos, las esencias de esas personas que eran los artistas que crearon ese show tan mítico y que tenían que pasar por una serie de obstáculos  y de conflictos personales y profesionales muy fuertes para mantener su estatus tanto marital como profesional", cuenta Bardem, quien logró aportar ciertos cambios al guión bajo la dirección de Sorkin. "Él no deja cambiar ni una coma [al guión]. Yo en mi experiencia... yo soy un actor extranjero interpretando a un extranjero y cuando tenía algún problema y alguna palabra y alguna línea que no fuese fácil para el personaje de Desi, él estaba abierto a que lo cambiase".

Otra de las cosas que Bardem y sus compañeros tuvieron que cambiar fue la forma de rodar durante los 40 días de las grabaciones en pandemia. "No tuvimos tiempo para ensayar, tuvimos que tirarnos a la piscina sin casi conocernos y para eso necesitas confiar en que el compañero va a estar ahí para ti, para ayudar y así fue", cuenta. "Lo importante era cuidarse, cuidar al otro, no ponerse en ninguna situación de peligro. Y a la hora de rodar sacarse la mascarilla y estar lo más suelto posible".

Sin embargo, durante este 2021 Bardem no solo vivió regocijo como actor. "Fue el año en que mi madre murió", confiesa. "Y eso ha sido muy difícil, era una persona a la que he amado toda mi vida y la echaré de menos y de alguna manera está presente a un nivel muy profundo".

De sus pérdidas personales, sus retos al dar vida al mítico Desi, sus planes para este fin de año y de su experiencia al ser la pareja de Nicole Kidman en el filme, el español habló en exclusiva con People en Español.

NICOLE KIDMAN and JAVIER BARDEM star in BEING THE RICARDOS
Nicole Kidman y Javier Bardem
| Credit: Glen Wilson © 2021 Amazon Content Services LLC

¿Cómo fue que se acercaron a ti para participar en esta cinta?

Es un papel en el que estuve interesado varios años porque siempre estuve muy atraído a la figura de Desi Arnaz y también a la comedia maravillosa de I Love... y que siendo un show que no era tan popular en España, pues sí me creó muchísima curiosidad que iban a hacer una historia sobre ellos y empecé a estudiar y a leer a su autobiografía —Un libro, A book— a ver los shows. Y años más tarde, después de haber intentado encontrar un actor de origen cubano o sangre cubana o de familia cubana —que es algo que yo apoyo, creo que es importante para reforzar la presencia latina en las películas y es una comunidad que debe de ser más representada— sé que la producción lo intentó y por las razones que fuesen no lo consiguió y me llamaron a mí. Y yo por supuesto accedí sabiendo que me voy a acercar [al] personaje con todo el respeto y el trabajo que conlleva hacer un personaje de esta categoría que es un ícono no solamente en Estados Unidos, también en el mundo latino. Lo trabajé muchísimo y trabajé el acento. Trabajé el encontrarme con él, el intentar acercarme a él y a su cultura lo máximo posible.

Durante el casting de Being..., el director comentó que te preguntó si sabías bailar, tocar tamboras y guitarra y dijiste que sí, cuando no era cierto. Sin embargo, Sorkin aseguró que en la pantalla lo hiciste con una maestría absoluta. ¿Cómo fue el reto de asumir a un músico icónico cubano?

Sí, la verdad es que él me preguntaba si había cantado algo antes y sí había cantado algo antes. De hecho yo estaba rodando The Little Mermaid, donde hay música, es un musical. Pero sí, le dije que sí evidentemente porque creía que podía hacerlo y una vez que me ofreció el personaje me puse a trabajar en ello, en la guitarra, las congas, sobre todo en el canto e intentando acercarme lo máximo posible a su energía como músico, a su voz también. Él es una voz diferente a la mía. Hemos intentado acercarnos lo máximo posible dentro de las posibilidades que tengo como cantante y como músico. Fue una de las partes más divertidas de la película y me gustó mucho hacerlo. Lo disfruté muchísimo.

Hay alguna anécdota durante el rodaje que te gustaría compartir?

El día que rodé "Babalú", que estuve ensayando ese número y la percusión con un percusionista maravilloso llamado Walfredo Reyes Jr., uno de los maestros de la percusión a nivel mundial que ha trabajado con Santana, Chicago y muchísimas otras bandas, llegó le día de rodarlo y yo cogí la conga, me la colgué al hombro y empecé a tocarla y a tocarla y estaba tan metido en eso y no me di cuenta de que me sangraban las yemas [de los dedos]. Me avisaron y yo estaba vestido con un tuxedo y de pronto tenía miedo de que se pudiese manchar. Limpiamos la tapa del tambor, me limpié las manos y seguimos tocando la conga hasta que se hizo la escena. Estaba metido en eso y quería hacerlo lo mejor posible y eso llevaba a que estuviera tocando con tanta ferocidad porque Desi era una persona que tenía muchísima fuerza en el escenario.

DO NOT REUSE - JAVIER BARDEM EN BEING THE RICARDOS
Javier Bardem
| Credit: Glen Wilson © 2021 Amazon Content Services LLC

¿Cuánto tiempo duró el rodaje?

El rodaje duró ocho semanas, 40 días. Todo fue en Los Ángeles.

No es la primera vez que interpretas a una leyenda cubana. En Before Night Falls, diste vida al escritor Reinaldo Arenas. ¿Cuál fue la diferencia al interpretar a estos dos personajes?

La diferencia entre Reinaldo Arenas y Desi es mucha, solamente hay que verles para saber que son personajes que están muy lejos uno del otro en muchos de los sentidos. También les unen varias cosas, también fueron exiliados por el régimen por diferentes motivos. Los une que los dos eran artistas, uno era escritor y el otro era músico y actor y les une el sentido del humor. Eran dos personas con un gran sentido del humor; quizá el de Reinaldo era mucho más afilado, tenía más punta, porque una parte de su crítica venía a través del humor, una crítica literaria punzante, frente al estado de las cosas, no solamente político sino del mundo. En ambos casos me acerqué al personaje con el mismo respeto, admiración y responsabilidad. Cuando haces un personaje que ha existido no te queda más remedio que acercarte con todo lo que sepas y puedas hacer para rendirle [un] homenaje a esa persona y [a] lo que construyó y nos dejó como legado tanto Reinaldo como Desi —y he tenido la suerte de habitar estos dos personajes.

Hay algo muy interesante en este largometraje y fue que el director evitó los estereotipos y la personificación. Él quiso que los personajes fueran humanos, quiso mostrar en pantalla a los seres humanos fuera del plató. ¿Cómo fue que recreaste a Desi? Un inmigrante cubano que revolucionó el entretenimiento en Estados Unidos...

Sorkin no quería una imitación, como él dice: 'Cuando pensamos en Lucy y Desi, pensamos en Ricky y en Lucy, no pensamos en Lucille Ball y Desi Arnaz, pensamos en los personajes de Lucy y Ricky Ricardo, y no son ellos, esos fueron unos personajes que ellos crearon'. Los actores que estaban detrás de esos personajes es la historia que él quiere contar y la que me parece fascinante, por la cual no había tantos momentos del sitcom I Love..., y los que se hicieron, se hicieron con muchísimo detalle y tanto Nicole como yo, como J. K. y Nina, le pusimos la atención al más mínimo detalle para hacerlo igual que el show, y así fue.

Pero lo que le importaba [al director] era esos seres humanos, las esencias de esas personas que eran los artistas que crearon eso y Desilu Production y que crearon ese show tan mítico y que tenían que pasar por una serie de obstáculos y de conflictos personales y profesionales muy fuertes para mantener su estatus tanto marital como profesional.

Por lo tanto, Nicole como yo, más que una imitación, lo que intentábamos era recoger la esencia de esos personajes, la energía, lo que significaban para tanta gente y el uno al otro. Y acercándonos lo máximo posible a ellos en privacidad, no como personajes públicos. Y ese trabajo se hace a través de escuchar los audios, leer la autobiografía A book, tuve a oportunidad de escuchar unas audiciones de Desi privadas que su hija me dejó —donde se le oye hablar con ejecutivos y gente de la familia— y te das cuenta que la energía que él tenía era bastante próxima la energía que tenía Ricky Ricardo. Era una persona muy impulsiva, con un gran sentido del humor, muy inclusiva; quería que todo el mundo fuera parte del proyecto. [Tenía] un encanto extraordinario.

Eres un actor que trabaja en español. ¿Cómo ha sido tu experiencia al trabajar con directores en inglés? ¿Hay mucha diferencia?

El trabajo en inglés o español es el mismo. ¡Hombre! En ingles hay una trabajo extra que es trabajar y el perfeccionar el idioma, el estar cómodo con una idioma extranjero, que sigue siendo un idioma que no manejo a la perfección aún hoy en día. En español no es así. Pero el resto es lo mismo: la preparación es la misma, el acercamiento al personaje es el mismo. No veo una diferencia entre una forma de hacer cine y otra. No tiene nada que ver hacer Dune, con el Buen patrón, son dos monstruos distintos, pero en el fondo es lo mismo. Como actor tienes que llegar e intentar hacer tu trabajo lo mejor posible y ayudar a que el director cuente su historia.

NICOLE KIDMAN and JAVIER BARDEM star in BEING THE RICARDOS
Nicole Kidman y Javier Bardem
| Credit: Glen Wilson © 2021 Amazon Content Services LLC

¿Tú conocías la serie I Love Lucy?  De todos los episodios, ¿cuál era tu preferido?

No lo conocí porque no era tan popular en España. El episodio que más estudiamos fue el Fred and Ethel Fight, que es el que se recrea en la película; ese nos los sabíamos de memoria. Era lo  primero que ponía al levantarme y lo último que escuchaba antes de irme a dormir. Cada vez que lo miraba más descubría el talento de ellos cuatro, la química, la complicidad. Era extraordinario ver que eso sucedió en los años 50 y que es tan relevante y tan moderno hoy en día.

Compartes tablas con, entre otros, Nicole Kidman, Nina Arianda y J.K. Simmons. ¿Cómo fue trabajar de la mano con estos actores? ¿Qué aprendiste de ellos?

Trabajar con este grupo de actores es trabajar con actrices y actores de una enorme calidad y no solamente profesional, sino humana también. Fuimos grandes compañeros todos, los cuatro éramos muy conscientes de la responsabilidad que llevaba hacer estos personajes tan icónicos, estuvimos uno al lado del otro. Nos apoyábamos, nos entendíamos. No tuvimos tiempo para ensayar, tuvimos que tirarnos a la piscina sin casi conocernos y para eso necesitas confiar en que el compañero va a estar ahí para ti, para ayudar y así fue. Estuvimos el uno para el otro. En el caso de Nicole, crear ese matrimonio era básico y sucedió. Ella trajo sus deberes hecho, yo traje mis deberes hechos y los intercambiamos y sobretodo lo que hicimos fue jugar con los personajes, estar presentes y jugar a la pelota. Yo te tiro la pelota y tú me la devuelves; éramos compañeros y era un placer estar trabajando con alguien que está a ese nivel de interpretación.

NICOLE KIDMAN and JAVIER BARDEM star in BEING THE RICARDOS
Nicole Kidman y Javier Bardem
| Credit: Glen Wilson © 2021 Amazon Content Services LLC

El director no permitió cambiar una sola línea del guión durante el rodaje. ¿Fue complicado para ti no poder improvisar o te moviste como pez en el agua?

Él no deja cambiar ni una coma. En mi experiencia... yo soy un actor extranjero interpretando a un extranjero y cuando tenía algún problema y alguna palabra y alguna línea que no fuese fácil para el personaje de Desi, él estaba abierto a que lo cambiase. Él como grandísimo guionista que es le importanta sus palabras y que se digan bien y con claridad y así lo haría yo. Pero a él lo que le importaban más que las palabras, eran los silencios, las pausas  las respiraciones, los tiempos, el no correr, el estar presentes.

Al ver la cinta terminada, ¿qué fue lo que más te impactó?

Me impresionó mucho todo, la calidad de la historia, de las situaciones. Cómo puede jugar con el pasado, presente y el futuro. Es una película... sé que es muy divertida, emociona. Es una película que te agarra el corazón.

La película se grabó en medio de la pandemia. Cuéntanos cómo fue tu experiencia al trabajar en medio de esta época tan complicada.

Lo más complicado era estar relajado y sabiendo que aún siguiendo las medidas de precaución y que no hubo ningún contagio en el rodaje, lo importante era cuidarse, cuidar al otro, no ponerse en ninguna situación de peligro. Y a la hora de rodar sacarse la mascarilla y estar lo más suelto posible. Desi es un personaje muy físico que le gusta abrazar, tocar y eso en época de pandemia era algo que me tenía que atrever, y pedía permiso a los actores y actrices.

¿Con qué actriz, actor y director te falta trabajar? 

Me gustaría trabajar con mucha gente. Algunos los puedo nombrar, pero prefiero no porque seguro dejo alguno [afuera] y sería injusto. Me gusta trabajar y punto —y mientras haya un buen personaje y una buena historia estaré feliz con quien sea.

NICOLE KIDMAN and JAVIER BARDEM star in BEING THE RICARDOS
Nicole Kidman y Javier Bardem
| Credit: Glen Wilson © 2021 Amazon Content Services LLC

¿Cómo dirías que cierras este año a nivel profesional y personal?

Ha sido un año que ha traído cosas muy buenas y cosas muy malas. Ha sido bueno a nivel laboral siendo el año de la pandemia ha sido único y [he] agradecido todos todos días el hecho de tener trabajo. [Pero] fue el año en que mi madre murió y eso ha sido muy difícil. Era una persona a la que he amado toda mi vida y la echaré de menos y de alguna manera está presente a un nivel muy profundo. Nos veíamos mucho y constantemente.

Mi propósito es seguir cuidándome y echar una mano a aquelos que puedo ayudar de alguna manera y estar con la familia. Seguramente seguir trabajando, sobretodo estar con la familia