La versión fílmica de la aclamada serie de Netflix tiene a la Novia de América como antagonista. ¿Qué vio en ella el director para pedirle que hiciera de mala?

Por Mayra Mangal
Junio 24, 2021
Anuncio

Este 23 de junio se estrenó por Netflix la esperada versión fílmica de La casa de las flores, la aclamada serie del director y guionista mexicano Manolo Caro que durante tres temporadas cautivó a los fans y les causó una que otra sorpresa.

En la cinta vemos el regreso de la familia de la Mora, que ha dejado un "asuntito pendiente" y se da a la tarea de rescatar un tesoro que quedó oculto en la casa donde anteriormente habitaban.

El único problema es que la actual dueña, Esperanza -interpretada por Angélica María- es una especie de dulce y amable señora de sociedad que esconde un lado siniestro.

Resulta curioso pensar en la Novia de México como villana, ya que siempre la hemos visto en papeles dulces, románticos o maternales. "Justo yo creo que no había mejor posibilidad que tener a Angélica María", explica Caro a People en Español sobre su decisión de reclutar a la mamá de Angélica Vale como la mala de película.

"Yo creo que La casa de las flores, algo que he aprendido es que se ha vuelto en su formato como una especie de homenaje a las grandes estrellas. Ha estado Verónica Castro, ha estado Rebecca Jones, Isela Vega", explica. "Y ahora le llega el turno a Angélica María porque creo que Angélica es una actriz maravillosa, un ícono en la cultura pop mexicana y latinoamericana, y que siempre la hemos reconocido por esta maternidad y esta frescura, suavidad y lo cándida que es. Y justo la llamo para ser una villana y le pareció una magnífica idea".

Juan Pablo Medina y Angelica María en La casa de las flores, la película
Credit: Netflix

La cinta cuenta con el regreso de Cecilia Suárez, Aislinn Derbez, Darío Yazbek, Juan Pablo Medina y Paco León en los papeles principales.

Cecilia Suárez en La casa de las flores, la película
Credit: Netflix
La casa de las flores la película poster
Credit: Netflix

"[La casa de las flores] es tan disruptiva [en ese] aspecto que yo creo que siempre cuando alguien entra -porque a veces hemos tenido muchísimos invitados- desde un Miguel Bosé, Paz Vega-, hemos tenido invitados por todos lados", asegura Caro. "Cuando uno les llama para [trabajar en] La casa de las flores, como que todo mundo quiere ir a divertirse y a hacer lo que no le han dejado hacer, y eso habla muy bonito del ADN del proyecto".

La casa de las flores, ya está disponible en Netflix.