La cantante Yuri ha confesado que hace años ella también fue víctima de abuso sexual, un tema muy vigente en estos días
Anuncio

En una era y, en especial, en un momento en el que son muchas las actrices y mujeres que han alzado su voz y confesado ser víctimas de abuso sexual, nuestra admirada Yuri ha querido sumarse a la lista.

Tal y como recoge Univision, ha sido en una entrevista televisiva en la que sin tapujos ha hablado de esta experiencia que le tocó vivir hace años. Si bien pudo evitar el desastre gracias a lo que le habían enseñado sus padres, la situación podía haber tenido un final no tan feliz.

“Mi papá tenía un consultorio y yo estaba con él. Mis papás siempre me decían que estuviera alerta de donde no me podían tocar (refiriéndose a varias partes del cuerpo), al final del consultorio había un hombre muy alto que siempre me decía que fuera, un día me empezó a rozar con su mano aquí abajo (señalando sus partes íntimas) y yo le dije ‘espérate'. En ese momento recordé todo lo que me decían mis papás y salí corriendo”, recordó apenada.

Afortunadamente, la sangre no llegó al río y la coach de La Voz México salió airosa de esta terrible experiencia que jamás olvidará. Cuando su padre, Carlos Valenzuela Priego, se enteró de lo ocurrido, quiso caerle a golpes y así lo hizo. “Casi lo mata, se lo tuvieron que quitar de encima”, aseguró.

Esta fuerte declaración vino acompañada de otra bomba informativa. La intérprete de “¿Y tú cómo estás?”, firme creyente de la religión católica, también se declaró en contra de que las parejas del mismo sexo adopten hijos.

“Quiero ser muy clara, en México no se tiene esa apertura como en Europa o en Estados Unidos, de que dos chicos o dos chicas adopten a un niño. Todos tenemos un punto de vista diferente y respetable, pero eso no quiere decir que como no estoy de acuerdo con esto, me llamen homofóbica, porque no lo soy”, confesó.

También afirmó que tiene la suerte de tener en su entorno más cercano a grandes amigos y conocidos homosexuales a los que quiere y respeta. Una cosa no tiene nada que ver con la otra. La cantante luce más feliz que nunca y parece haber superado la depresión en la que estuvo inmersa este año tras la muerte de su progenitora.