En plena conquista de los Latin Grammy, Yotuel y Beatriz Luengo se dieron el sí por segunda vez en una capilla de Las Vegas. En exclusiva, la pareja cuenta todos los románticos detalles y habla de su dinámica en casa con sus hijos.
Anuncio

Su viaje a Las Vegas para asistir a la gala del Latin Grammy estuvo lleno de momentos inolvidables para Yotuel Romero y Beatriz Luengo. Y no solo por su himno "Patria y vida" que Yotuel interpretará esta noche en una nueva versión acústica junto a Gente de Zona, El Funky y Descemer Bueno. Romero y Luengo también se casaron por segunda vez en la flamante Ciudad del Pecado. ¡Sí, por segunda vez! La primera fue hace 14 años, en la misma capilla, Artistan Wedding Chapel. "Nos bendijo Juan Luis Guerra, eso lo guardo en mi corazón", recuerda Luengo sobre su primera boda el 9 de noviembre del 2007. 

Si bien sus nupcias este año fueron breves —ya que aprovecharon una pausa entre ensayos el día antes de los premios para ambos vestirse de blanco y darse un nuevo sí—no faltó la magia. "Ha sido perfecta a pesar de que mi peluquera no pudo tomar su vuelo de Miami y me he tenido que casar con las trenzas de mi última sesión de fotos, a pesar de que a Elvis se le despegaban las patillas y que se me pocharon [marchitaron] las flores naturales que traía, a pesar de mis nervios porque una vez más nos casábamos improvisados y la última vez prometí que me organizaría todo mejor", relató Luengo sobre su boda del miércoles en sus redes sociales, añadiendo una romántica dedicatoria a su eterno novio, el padre de sus dos hijos, con quien lleva más de 18 años de relación. 

"Ha sido perfecta porque estabas tú mi Yotu, mirándome con ese amor que solo tú sabes mirarme y yo tan tímida como la primera vez que tus ojos se clavaron en mi fijamente, nerviosa por no saber si mis labios están lo suficientemente bien pintados para tus bellos ojos. Como te dije, saltándome los votos del cura: 'Ojalá que la eternidad nos pille juntos y no porque firmamos un papel ni porque tenemos dos hijos preciosos, sino porque sigamos mirándonos así'", añadió la cantante española de 38 años, quien estuvo entre las estrellas que rindieron homenaje al cantante Rubén Blades, elegido como Persona del Año por la Academia, y cantó uno de los éxitos del panameño en una exclusiva ceremonia privada.  

Yotuel y Beatriz Digital Cover
Credit: Foto: Omar Cruz; Peinado: Marco Peña; Maquillaje: Claudia Betancur

En privado, con champán en la habitación de su hotel, muertos de la risa en su limosina y entre amigos cercanos, la pareja celebró su boda y hablaron en exclusiva con People en Español sobre su historia de amor. '¿Cómo fue?', como dice el bolero de Benny Moré. ¿Cómo se dio el flechazo entre ellos? Se conocieron en el set del programa Un paso adelante en España y el resto es historia. "Son de esos amores que te das cuenta que eso viene de otra vida", dice el cantante cubano de 45 años sobre su esposa. "Cuando eso ocurre y te encuentras a esa persona es algo mágico, uno lo siente". 

Yotuel y Beatriz Digital Cover
Credit: Basilio Silva

Luengo también sintió esa electricidad al ver a Romero por primera vez. "Le decía a mis amigas: 'No he visto un hombre más guapo en mi vida'", confiesa risueña. Ella tenía 18 años y él 24 cuando se conocieron. "Me dejé llevar", recuerda Luengo. "Dije: 'No sé si va a funcionar o no, pero quiero dejarme llevar' porque desde el primer momento vi que me iba a divertir. Es muy divertido. Yotuel siempre está contento. Hace poco le escribí una carta para su cumpleaños y le decía todo lo que significa para mí. Lloraba y todavía lloro al decirlo porque llevamos juntos desde el 2003 y nunca jamás he visto a ese hombre acostarse triste. Es superpositivo", dice sobre su alma gemela. 

"Él se viene abajo porque tiene problemas como todo el mundo. Viví la muerte de su padrastro, que era como su papá, como una de las cosas más duras que he vivido a su lado. Pero siempre nos vamos a dormir y siento que nada lo tumba", añade ella. "No es que no sienta tristeza —porque le han pasado muchas cosas, la vida no ha sido fácil para él— pero sabe resolver esa tristeza con positivismo. Él siempre está proyectando en el mañana". 

Yotuel y Beatriz Digital Cover
Credit: Foto: Omar Cruz; Peinado: Marco Peña; Maquillaje: Claudia Betancur

En el 2022 Yotuel llevará su gira Patria y vida a 80 ciudades alrededor del mundo, y espera poder pronto cantar en La Habana, en una Cuba libre. "Creo mucho que el 2022 traerá la libertad de Cuba", afirma el cantante, quien llevó el reclamo de sus compatriotas en la isla —quienes se volcaron a las calles a protestar el 11 de julio y el 15 de noviembre del 2021 contra el gobierno de Miguel Díaz-Canel— ante el Parlamento Europeo y el presidente estadounidense Joe Biden. "Ser un rapero underground de la calle de la Habana y verme sentado con el presidente de uno de los países más poderosos del mundo para mí es un regocijo. Pero no solamente para mí, sino para todos los míos, para los negros como yo, para los negros de mi barrio", afirma el exintegrante del grupo Orishas.  

Si bien "Patria y vida" se escucha por todo el mundo y se ha convertido en un mantra para los cubanos que luchan por la democracia en la isla, Yotuel ha pagado un alto precio por desafiar al régimen cubano, que lo ha tildado "como jinetero y como limpiabotas". Además, él y su familia han recibido amenazas. "Ya que no pudieron controlar el mensaje, lo que les queda es embarrar y desprestigiar al mensajero", afirma él. "Cuando te amenazan y te dicen: 'Te estamos vigilando, estamos atrás de ti'. Vas a un centro comercial y hay alguien que está grabando, y hay dos coches detrás de ti todo el tiempo. Ellos lo que quieren es que tú te calles. Pero yo siempre digo: 'Si Dios conmigo ¿quién contra mí?'". 

Yotuel y Beatriz Digital Cover
Credit: Foto: Omar Cruz; Peinado: Marco Peña; Maquillaje: Claudia Betancur

Su madre le enseñó desde niño a hacer el bien sin mirar a quien y a creer en su talento. "Mi madre ha sido madre y padre al mismo tiempo", dice el cantante sobre Zoe, quien lo crió como madre soltera dentro de una familia humilde y hoy vive con ellos en Miami. "Mi padre se fue de Cuba estando muy joven y realmente ha sido mi madre la que se ha tenido que vestir de pelotero, de boxeador y de hacer el trabajo de los dos", confiesa. "A ella es la que le doy el crédito".  

Su padre se fue de Cuba durante el éxodo del Mariel cuando Romero tenía 4 años. "Me lo encontré después de 21 años. Cuando llegué a Miami fui a verlo y prácticamente no lo conocía porque llego a Miami con 26 años. Él se encuentra a un hombre y yo me encuentro a una persona enferma y mayor. Intentamos rehacer ese vínculo, pero al final el tiempo sí pasa", lamenta. "El tiempo no espera". 

Convertirse en padre le cambió la vida. "Mis hijos son mis pilares", confiesa el músico, quien compagina su agenda de trabajo con la de su esposa para asegurar que uno de los dos siempre está en casa con los niños. Su primogénito Yotuel, de 21 años, de una relación previa, pasa mucho tiempo con él y sus hermanos menores: D'Angelo, de 6 años; y Zoe, de 6 meses. "Cada uno ha marcado completamente mi vida", añade sobre sus retoños, que son su brújula.  

Yotuel y Beatriz Digital Cover
Credit: Cortesía de Yotuel y Beatriz

El trotamundos vivió en París, España y Argentina tras salir de la isla en 1999, sanando con música la nostalgia de su destierro. "Cuando la opción de regresar no está, te toca hacer como Hernán Cortés: quemar los barcos y echar para adelante", dice de su vida en el exilio. Hoy disfruta su armonioso hogar en Miami con los suyos. "Somos muy caseros, compramos unas carnitas, hacemos un arroz con frijoles, ponemos música bonita en la piscina y nos pasamos la tarde hablando, riéndonos, comiendo, disfrutando de la familia", dice.  

Zoe, en honor a su abuela, es el nombre que la pareja escogió para su hija, quien nació en plena pandemia. La bebé tenía apenas dos meses cuando explotó la canción a nivel mundial. "Como madre he sufrido mucho miedo", confiesa Luengo sobre las amenazas y la persecución que han vivido. "Nosotros éramos unos simples músicos, luchando a través de nuestra única herramienta que era la música, sin absolutamente nada más. Y de repente Yotuel estaba liderando, siendo un activista por una causa y acaparando titulares —desde el New York Times, el Washington Post, The Economist— contando lo que está pasando en Cuba", cuenta la cantante española. "No nos pueden hacer daño porque estamos protegidos". 

Yotuel y Beatriz Digital Cover
Credit: Cortesía de Yotuel y Beatriz

Con Dios delante, la pareja celebrará una tercera boda en España en febrero del 2023, cuando cumplirán 20 años juntos. Será una ceremonia católica y la iglesia ya está reservada, revela Luengo, quien quiere que sus hijos sean parte del festejo. "La magia está en dejar que la vida fluya como ha querido y no pretender correr por delante de los carros", reflexiona Romero sobre su feliz matrimonio. "Más allá de amarnos, la admiración es el motor para que una relación dure, y es lo que sentimos Bea y yo el uno por el otro". 

A continuación, el resto de la entrevista con los recién casados. ¡Que la luna de miel sea eterna!

Yotuel y Beatriz Digital Cover
Credit: Foto: Omar Cruz; Peinado: Marco Peña; Maquillaje: Claudia Betancur

"Patria y Vida" se escucha en todas partes del mundo y es un grito de libertad para los cubanos. Como familia, ¿cómo los ha impactado el éxito de esta canción? ¿Cómo ha reaccionado el gobierno cubano a las críticas?

Yotuel Romero: Son muchas las amenazas, mucha la difamación. Te das cuenta de lo ruin que es y lo bajo que puede caer la dictadura cubana por tratar de mantener el poder, o embarrar al mensajero. Ya que no pudieron controlar el mensaje, lo que les queda es embarrar y desprestigiar al mensajero. Es complicado porque tengo una niña, cuando todo esto empezó mi niña tenía dos meses. Cuando te amenazan y te dicen: Te estamos vigilando, estamos atrás de ti. Vas a un centro comercial y hay alguien que está grabando y hay dos coches detrás de ti todo el tiempo. Ellos lo que quieren es que tú te calles. Pero yo siempre digo: 'Si Dios conmigo ¿quién contra mí?'.

Beatriz Luengo: Ha sido un año difícil. La gente ha visto "Patria y vida" como un fenómeno espectacular por lo que ha conseguido la canción y donde nos ha llevado, pero yo te digo que como madre he sufrido mucho miedo. Nos tumbaron las redes [sociales], las amenazas eran constantes. Yo he llegado a estar perseguida por un señor físicamente en un centro comercial. Tuve que llamar a la policía, solicitar protección para mí y para mis hijos. Seguimos con protección.

Yotuel, sé que tu madre Zoe es una gran fuente de fuerza para ti. Háblame de tus padres y sobre tu niñez en la isla.

Ese niño nació en una familia humilde. Mi padre era un marielito que se fue en los 80s. Mi mamá era una artista frustrada. Le encantaba el arte y la música, pero desgraciadamente mi abuela a raíz de que yo nací la obligó a trabajar desde muy joven y ella trabajaba en todo lo que apareciera. Ella trabajaba en lo que le daba la oportunidad de ganar dos o tres frijoles para traerlos a casa.

Gracias a Dios mi madre vive conmigo en Miami. Soy hijo único. [Ella] es como el talismán, la mayor, la de la sabiduría, la de la paciencia, la de la calma, y nos ayuda mucho a tomar decisiones, a estar con mis hijos. Nosotros los cubanos tenemos mucha pasión por nuestros abuelos. Ella es mi mamá, pero es la abuela de mis nenes y tenerla en casa es sinónimo de potaje, de comer rico, de risas.

Realmente quien me ha marcado la vida ha sido mi madre, porque mi madre ha sido madre y padre al mismo tiempo. Mi padre se fue de Cuba estando muy joven y realmente ha sido mi madre la que se ha tenido que vestir de pelotero, de boxeador y de hacer el trabajo de los dos. A ella es la que le doy el crédito. Mi padre me lo encontré después de 21 años. Cuando llegué a Miami fui a verlo y prácticamente no lo conocía. Él se fue cuando él tenía 24 y yo tenía 4 años. Él se encuentra a un hombre y yo me encuentro a una persona enferma y mayor. Intentamos rehacer ese vínculo pero al final el tiempo sí pasa. El tiempo no espera.

¿Cómo es un domingo en casa cuando están todos juntos? ¿Qué disfrutan?

YR: Somos muy caseros, compramos unas carnitas, hacemos un arroz con frijoles, ponemos música bonita en la piscina y nos pasamos la tarde hablando, riéndonos, comiendo, disfrutando de la familia.

¿Cómo se enamoraron ustedes dos?

YR: Son de esos amores que te das cuenta que eso viene de otra vida, que ya hemos pasado por esto en otras etapas. Cuando eso ocurre y te encuentras a esa persona es algo mágico, uno lo siente.

La magia está en dejar que la vida fluya como ha querido y no pretender correr por delante de los carros. Más allá de amarnos, la admiración es el motor para que una relación dure y creo que es lo que sentimos Bea y yo el uno por el otro. Por ahí para allá, dejamos que la vida fluya a lo español y a lo cubano. Ella ha sido el motor, una gran ayuda. Yo y ella, a pesar de que somos marido y mujer, también somos creadores. Hay tantas canciones que hemos creado juntos. Somos un muro, uno al lado del otro, aguantando el sol y también las tempestades, el mal tiempo. Eso nos ha fortalecido y nos ha hecho consolidar mucho más nuestra relación.

Yotuel y Beatriz Digital Cover
Credit: Foto: Omar Cruz; Peinado: Marco Peña; Maquillaje: Claudia Betancur

Beatriz, ¿qué recuerdas del momento en que conociste a Yotuel?

Siempre digo que yo me enamoré primero físicamente. Yo no podía creer lo guapísimo que era y recuerdo que le decía a mis amigas: 'No he visto un hombre más guapo en mi vida'. De verdad que mi primer pensamiento al ver a Yotuel es: 'Nunca he visto un hombre más guapo'. Luego me dejé llevar. Dije: 'No sé si va a funcionar o no, pero quiero dejarme llevar' porque desde el primer momento vi que me iba a divertir. Es muy divertido. Yotuel siempre está contento. Hace poco le escribí una carta para su cumpleaños y le decía todo lo que significa para mí. Lloraba y todavía lloro al decirlo porque llevamos juntos desde el 2003 —o sea 18 años juntos— y nunca jamás he visto a ese hombre acostarse triste.

Es super positivo. Él se viene abajo porque tiene problemas como todo el mundo. Viví la muerte de su padrastro, que era como su papá, como una de las cosas más duras que he vivido a su lado. Pero siempre nos vamos a dormir y siento que nada lo tumba. Él dice una cosa muy bonita que es que no tener miedo no significa no sentir miedo, sino superar el miedo, y la tristeza es lo mismo para él. No es que no sienta tristeza —porque le han pasado muchas cosas, la vida no ha sido fácil para él— pero sabe resolver esa tristeza con positivismo. Él siempre está proyectando en el mañana.

Yotuel y Beatriz Digital Cover
Credit: Foto: Omar Cruz; Peinado: Marco Peña; Maquillaje: Claudia Betancur

Beatriz, ¿cómo eran ustedes cuando se conocieron hace 18 años?

Tuve la suerte de que cuando lo conocí, aparte de que era seis años mayor que yo, él había navegado muchos puertos y yo apenas había terminado de pintar mi barco. Tenía 18 años, él 24, pero una vida muy vivida. Ya tenía un hijo [Yotuel Jr.], ya había emigrado de su país. Había vivido en París, había sacado sus sueños a través de su proyecto Orishas. Cuando le conocí, él había vivido mil vidas. Yo trabajaba en el teatro, estaba haciendo una serie y acababa de firmar mi primer contrato de disco. Y mi primer encuentro con él fue musical. Yo había escuchado Orishas, bailaba hip hop desde los 11 años y Orishas fue un boom. Recuerdo como con 14 años llegó el disco de Orishas a nuestra escuela y todos estábamos como: '¿Cómo puede ser que el hip hop se puede hacer en español?' Cuando le conocí lo primero que le dije es: 'Estoy haciendo un disco y me encantaría hacer lo que tú has hecho con la música de tu país con la música del mío. Así fue como hicimos mi primera canción, "Hit Lerele", que mezcla el hip hop con el flamenco y fue un éxito en toda Europa. Nos conocimos [en el programa Un paso adelante], trabajando primero.

¿Qué piensas de Yotuel como papá?

B: Tuve la suerte de verlo como papá antes de yo tener mis hijos con él. Tuve la suerte de ver que era un papá espectacular, que siempre le dio todo el apoyo a la mamá de su hijo [Yotuel Jr.], que hoy en día es una de mis mejores amigas. Desde el principio fuimos una familia, entendimos que era así. Siempre vi cómo la cuidada y se preocupaba por ella. Siempre vi como en las celebraciones importantes, en los conciertos, siempre la mamá de su hijo estaba ahí, la invitábamos, era parte de nuestra vida. Ella y yo desde el principio tuvimos un vinculo espectacular. Vi que era un gran papá.

Yotuel, ¿cómo te cambió la vida ser padre?

Mis hijos son mis pilares. Hay un refrán que me decía mi padre, que me contaba mucho, la leyenda de un león que estaba sentado con las patas cruzadas viendo a su hijo jugando, y su hijo estaba brincando en cada huella, brincando por las huellas del padre y se caía. Y el padre le dice: 'Ten cuidado no te vayas a caer'. Y el hijo le dice: 'No papá, ten cuidado donde pisas porque yo sigo tus huellas'. Yo lo que quiero dejarle a mis hijos es una huella de humanidad, que siempre sepan que la humanidad está por encima de todo, que hay muchos humanos pero poca humanidad, y que ellos están encargados de aportar la mayor humanidad que sea posible en esta vida.

¿Cómo trabajan ustedes como padres?

YR: Gracias a la tecnología estamos todo el tiempo conectados, presentes. Yo puedo estar en España o Bea en España y uno de los dos en casa en Miami para que los niños no falten a clase. Pero ella llega del trabajo y nos sentamos, ponemos el video por WhatsApp y estamos cenando con mami. Intentamos mantener ese calor siempre presente. Depende del trabajo, estamos viviendo entre Miami y España. Estamos en ambos países

Yotuel, cuéntame de cada uno de tus hijos: de Yotuel Jr., D'Angelo y Zoe...

Yotuel [Jr.] ya es un hombre, ya tiene 21. Le gusta mucho enseñar a los nenes, a sus hermanos. Está tomando un curso de pedagogía infantil. Le encanta estar con los nenes, darle clases, enseñarlos. D'Angelo, que es el del medio, tiene 6 años. Le gusta mucho componer, escribir cuentos, rapear, es el artista de la familia. Zoe de momento canta mucho, con seis meses se pasa el día cantando. Cuando nace mi primer hijo —yo tengo 45— tenía 23 años. Para los cubanos tener hijos a muy temprana edad es como normal. Él me llenó de razones para vivir la vida. Para mí siempre la llegada de un hijo ha sido una bendición. Siento que la llegada de Yotuel fue el nacimiento de Orishas. Nació justo cuando el disco salió, en el 2000. D'Angelo nace cuando termina la banda, y arranco yo como compositor y mi otra etapa de creador. Y ahora nace Zoe en mi carrera como solista. Cada uno ha marcado completamente mi vida.

Beatriz, ¿cómo te ha cambiado la vida tu esposo?

Yo era una chica supertímida, muy insegura. Mi mamá es una mujer que me educó con muchísimas cosas espectaculares: el trabajo, el respeto, la humildad, pero mi mamá fue una mujer muy insegura y me trasmitió muchas inseguridades. Me decía: 'Tú eres una chica de barrio, no tienes padrino, no conoces a nadie en esta profesión, te va a ser muy difícil, piénsalo bien'. Aparte de que cuando conocí a Yotuel, con 18 años, yo ya llenaba estadios con una serie de televisión que se llamaba Un paso adelante, cantaba y me iba muy bien, no dejaba de mirarme en el espejo como esa niña insegura que pensaba que no iba a conseguir mis metas. Y Yotuel desde el primer momento hasta el día de hoy siempre me dice: 'Mami tú puedes, tú eres la más dura, tú puedes con todo, nadie es mejor que tú. Tú eres tremenda compositora, tú eres tremenda bailarina'. Él me ha ayudado muchísimo. Conoció una niña y me he vuelto una mujer mucho más interesante de lo que era. Me abro al mundo de una manera maravillosa, y eso se lo debo a Yotuel.

¿Cómo te han hecho crecer tus hijos como mujer?

Me han cambiado la vida. Me siento mucho más inspirada. Mi entorno y mi interior han cambiado absolutamente, en mi manera de llevar mi carrera, de hacer música ahora todo lo veo desde un punto del mundo que le quiero dejar a mis hijos. Sobre todo ahora con mi niña, yo siempre lucho mucho con el tema de la mujer. Ahora siento que lo que no pude hacer por mi madre —que no pudo tener el lugar que para mí merecía como persona con capacidades y tuvo que relegarse a un segundo plano todo el tiempo— no lo quiero para mi hija. Estoy en mi lucha muy personal por la igualdad. O por mi niño, viviendo en este país siendo mezclado, mulato, con su papá afrodescendiente y yo española, en un colegio donde no hay muchos niños latinos; trato de la autoestima reforzársela y hacer proyectos que tengan que ver con eso. Hemos creado una serie para niños que me tiene muy ilusionada. Me puse a trabajar con una compañía en Los Ángeles, se llaman Excite, ellos hacen contenido en alto nivel y hemos creado un proyecto que me tiene ilusionadísima de contenido infantil.

Beatriz, ¿habrá una tercera boda?

¡Para cuando cumplamos 20 años! Nos conocimos un 3 de febrero del 2003, y el 3 de febrero del 2023 me voy a casar en España en una boda católica, que no hemos tenido. Y ya tenemos la iglesia reservada y en esa boda mis hijos van a ser superparte.

¡Qué viva el amor!

.