El actor coreano revive su carrera tras su destacada actuación en la serie Squid Game: "Siento que estoy flotando en el aire".

Anuncio

Dicen que nunca es tarde para hacer los sueños realidad y O Yeong-su es un vivo testimonio de ello. El actor está viviendo uno de los mejores momentos de su carrera, en una etapa en la que la mayoría de sus colegas están disfrutando de las mieles del éxito alejados de los reflectores. A los 77 años de edad, el actor coreano no se da abasto con las propuestas de trabajo recibidas, gracias a la popularidad de la serie Squid Game (El juego del calamar) de Netflix, que lo lanzado a la fama a nivel mundial.

"Siento que estoy flotando en el aire. Me hace pensar, 'Necesito calmarme, organizar mis pensamientos, y contenerme en este momento", expresó al programa de su país How Do I Play, según reportó la revista televisiva Insider. "Tanta gente me ha contactado, y debido a que no tengo un mánager que me ayude, es difícil para mi manejar el volumen de llamadas y mensajes que he recibido, así que mi hija me ha estado ayudando".

En la serie que ha sido vista en más de 140 millones de hogares, el actor personifica al jugador 001, un anciano moribundo que sufre de demencia, y que participa en una serie de juegos infantiles mortales para conseguir dinero suficiente que lo saque de sus deudas. Yeong-su tiene uno de los personajes principales, que se ha ganado la el cariño del público, en la serie más vista de la plataforma televisiva.

"Las cosas han cambiado bastante. Aún cuando salgo a [tomar] un café o algo así, ahora tengo que estar atengo de [cómo me perciben los demás]. Me ha hecho pensar, 'ser famoso es duro también'", comentó el actor.

Y esa fama es totalmente inesperada, ya que los ejecutivos de Netflix, tampoco imaginaron la popularidad que tendría la serie.

"No nos esperábamos eso, en términos de la popularidad global", dijo Ted Sarandos, director ejecutivo de la plataforma, a Variety.

Aunque la trama de la serie es ficticia, una gran cantidad de millennials de Corea del Sur aseguró a Insider que la historia se acerca bastante a su realidad actual, ya que el país atraviesa por una crisis económica, que ha llevado a los jóvenes a endeudarse más de la cuenta.

"Estoy consciente del problema financiero en el que estoy en este momento, pero hay muy poco que puedo hacer para cambiar mi situación", expresó la joven Kim Keunha a la revista televisiva.