La actriz Geraldine Bazán pide una tregua y promete no hablar más de su ex, Gabriel Soto

Por Teresa Aranguez
Marzo 25, 2018
Anuncio

Cansada siempre de las mismas preguntas y el mismo tema, Geraldine Bazán ha hecho una promesa, no volverá a hablar de Gabriel Soto, al menos por ahora. Así se ha sincerado la actriz en entrevista con Univisión Entretenimiento donde pide por favor respeto sobre ese tema. “Ya es un tema que les había pedido una tregua, no tengo nada que decir y les pido respeten nuestra privacidad”, dijo algo cansada.

La mexicana reaccionaba así cuando se le preguntaba por el nuevo tatuaje que se hacía su ex y ante las preguntas de la evolución de su divorcio. “Ya no voy hablar nada más de eso”, respondió a dicho medio con la elegancia y educación que le caracteriza.

Han pasado casi cinco meses desde que se hiciera pública su ruptura con el también actor. La que fuera pareja por una década parece haber comenzado una nueva vida, por separado, en donde el pasado tan sólo es eso, pasado. Lo único que une a la expareja y siempre les unirá son su bellas hijas, Elissa y Miranda.

Por ellas es que han podido mantener una relación cordial y amigable. Ahora el tiempo con sus hijas es mayor y son más las responsabilidades como madre, pero ella está encantada pues es el mejor papel de su vida. “Llego a casa con ganas de compartir con mis hijas, de estar con ellas y de hacer la tarea, de dormirlas, de bañarlas porque en el día a día sólo somos nosotras. Te puedo decir que el estar trabajando y ser mamá me hace sentir completa”, aseaguró a Univisión.

Además de su papel de mami, tiene el suyo propio en la telenoviela Por Amar sin Ley, donde vuelve a saborear las mieles del éxito como actriz, su otra gran pasión. Sobre posibles galanes, aunque seguro que no le faltan candidatos, ella vive entregada a su familia, su prioridad en estos momentos. “Vienen vacaciones de Semana Santa y de Pascua donde combinaré el teatro con las niñas y lo que sí quiero es darme unas vacaciones en verano con ellas, estamos planeando”, ha concluido feliz.