La bella mamá vive en la abundancia del amor y lo económico. Pero esto no le ha caído del cielo. Estas han sido sus claves para lograr estar donde está y, sobre todo, ser feliz.

Por Teresa Aranguez
Agosto 26, 2020
Anuncio

Cualquiera que le vea o escuche, pensaría que Ximena Duque tiene mucha suerte. Pero no, lo suyo no ha sido casualidad, todo lo que tiene es fruto de una lucha, a veces dolorosa, y muchas caídas. ¿Y cómo ha logrado levantarse? Esa es la respuesta que la preciosa mamá ha compartido generosa con sus seguidores con el fin de que vean y entiendan que todo depende de nosotros.

Así mismo lo ha confesado en una carta llena de fuerza y esperanza en sus redes sociales. Una casa nueva, un cochazo y una vida llena de abundancia. ¿Cómo es posible? Se preguntan muchos. Pues aquí tienen la respuesta.

"No pretendas tener éxito sin trabajar mas duro que los demás. No puedes hacer realidad tus sueños sin tener que hacer sacrificios y pagar un precio en términos de dedicación y autocontrol", comienza su escrito. El éxito no llega sentado en una silla. La disciplina y constancia son la clave, incluso cuando sientes que las cosas no van a ningún lado.

"ACTÚA COMO UN ATLETA; Una de las mejores maneras que hay para conseguir resultados espectaculares en las areas mas importantes de tu vida es la practica cotidiana. Los atletas profesionales saben que la práctica los conduce a la gloria. Está claro que la práctica requiere disciplina pero el precio de la disciplina es siempre menor que el dolor del arrepentimiento", confiesa decidida.

Ella conoce mejor que nadie lo que es sacrificar. Tuvo un hijo con 19 años, vivió varias rupturas muy dolorosas y de la noche a la mañana se quedó sin trabajo en televisión. Tuvo dos caminos, venirse abajo y compadecerse de sí misma o salir en busca de una solución, de esa luz que todos buscamos.

Esa fue su actitud, con todo y su dolor, nunca permitió que su pena fuera más grande que sus ganas. "Mi éxito está cargado de sacrificios, no estoy donde estoy porque he tenido suerte, estoy aquí porque me lo propuse y tengo ética de trabajo. No me permito dar menos de mi de lo que di ayer. Todos los días son una nueva oportunidad para brillar y cumplir mis metas", continúa la hoy directora ejecutiva.

Sus redes muestran esa felicidad infinita en su trabajo y su familia, pero para llegar a ese punto, tuvo que comenzar desde cero. Sus prácticas están en cada una de sus historias y publicaciones en redes y se basan, principalmente, en establecer sus metas claras, qué quiere e ir a por ello. ¿Cómo? Con trabajo y esmero, dedicando horas y tiempo, pero, sobre todo, poniendo mucha ilusión.

Pueden parecer palabras y mensajes muy repetitivos, pero es cuando se ponen en práctica y uno deja de verlo como simples palabras que las cosas empiezan a rodar. Hoy, además de una mujer de éxito en lo laboral, Ximena también tiene al hombre de su vida al lado, Jay Adkins, el que siempre soñó. Y con él la familia que por tantos años visualizó y deseó desde el fondo de su corazón.

¡Gracias, querida Ximena, por este ejemplo de que querer es poder y creer es crear!