Wisin compartió en exclusiva imágenes de su familia y habló como nunca del momento que vive con el nacimiento de su hijo Daniel
Anuncio
NO REUSE - Wisin y su familia - DIGITAL COVER
Credit: Bryant Bauzó/@bryantbauzo

Casi 6 años después, la muerte de su pequeña hija Victoria sigue grabada a fuego en el corazón Wisin. " [Lo más difícil] que he vivido [fue] la muerte de Victoria", confiesa el cantante puertorriqueño en esta portada digital con People en Español, en la que comparte el momento personal y profesional en que se encuentra.

Wisin, su esposa Yomaira y sus hijos, Yelena y Dylan, vivieron un viacrucis después de que a los apenas cinco meses de gestación se le diagnosticara a Victoria el síndrome de Patau, una dolencia congénita que causa deformidades y es muy difícil de sobrevivir. A pesar de que los doctores dieron la opción de abortar la bebé, la pareja decidió dar a luz. Victoria murió al mes de nacida. "Es algo que nunca cicatriza", reconoce el intérprete. "Pero se puede vivir con eso confiando en que ella [está en] un mejor lugar".

Si la partida de su hija fue un golpe cruel de la vida, la inesperada llegada de otro ángel el pasado noviembre fue un regalo que ha llenado de felicidad a la familia del cantante. "Jamás pensé en tener [otro bebé]", dice de su hijo menor, Daniel Jeremías, de 7 meses. "Ni lo podía creer, entendí que los milagros existen y que si seguimos trabajando duro y haciendo las cosas de la manera correcta y tratando de caminar hacia nuestros sueños, la vida te va a sorprender. No es que me lo merezco, pero Dios tuvo misericordia de nosotros".

¿Los que más gozan de la llegada de Danielito? Sus hermanos mayores. "Yelena y Dylan son los que más están disfrutando el proceso porque es un proceso nuevo para ellos", comparte el cantante. "Tener un bebé en la casa, bañarlo, cambiarlo era un proceso que faltaba en nuestras vidas, era algo que le faltaba a la familia".

Disfrutan con el bebé y también de acompañar a papá en su trabajo, por el que recorren juntos países como, entre otros, Bolivia, Chile, Argentina, Perú, Paraguay o República Dominicana. "Gloria a Dios que van conmigo y se lo disfrutan y que entienden lo que hago", dice orgulloso el artista, quien junto a su camarada Yandel inició en marzo la gira La última misión. "Ese motor de mi carrera es necesario. Siento que son parte de mí éxito y mi trabajo, que están fuera, que no lo excluí de mi carrera, que son parte de mi aventura y eso para mí es muy importante".

Igual de vital ha sido su compañera de vida. "[Yomaira] se ha ganado mi respeto, no solamente con lo de Victoria, seguimos batallando, disfrutamos, reímos, lloramos, hablamos", comparte Wisin, quien estuvo de acuerdo en que su esposa fuera la que eligiera el nombre de su hijo menor. "Es un nombre bíblico y respeto mucho a Yomaira y creo que el nombre está espectacular: Daniel Jeremías. Cuando lo hizo, lo hizo de una manera tan chula, tan bonita que entendí que ese era el nombre y estamos felices con Daniel que está saludable y eso es lo más importante".

De ese mundo familiar y proyectos profesionales, Wisin habló en exclusiva con People en Español.

¿Cómo se encuentra Wisin en el plano profesional?

Me siento en un momento muy balanceado. Me siento que me estoy disfrutando mucho más mi trabajo, creo que con esta madurez y la forma en la que estoy viendo la vida no es trabajo, es un disfrute porque hago lo que amo y cuando uno hace lo que ama, uno lo que hace es disfrutar y pasarla bien, no lo veo como un trabajo, lo veo como un privilegio estar haciendo lo que amo.

¿Cómo estás en el plano personal?

Me siento feliz, jamás pensé en tener un bebé y poder después de 12 años –porque ya Dylan tiene 12 años– volver a pasar ese proceso de criar a un bebé y poder disfrutar ese proceso... Me siento feliz y contento, me siento bendecido, esa es la palabra, bendecido me siento contento, son cosas que uno no planifica y que no hay dinero que las compre. Son regalos del cielo.

¿Qué lecciones te dejaron los dos años pasados de pandemia?

Hay que aprovechar el tiempo con la gente que verdaderamente merece de tu tiempo, a veces nosotros, las personas que trabajamos duro, que somos soñadores, como vamos tan rápido, nos olvidamos del abrazo, de cosas sencillas que son importantes, y creo que eso fue lo que me enseñó, que las cosas importantes son las cosas sencillas y hacer las cosas que nos llenan, que son nuestra familia, nuestro motor, la gente que necesita también de uno y a veces no nos damos cuenta porque vamos corriendo muy rápido.

¿Qué has cambiado?

He aprendido a valorar las cuestiones de la vida, a mi familia. Nosotros todos los días cuando vamos detrás de una meta, queremos lograrla. Y a veces no nos damos cuenta de que le pasamos por encima a la gente que amamos inconscientemente. Trato de tener balance y que [ellos] sean parte de mí éxito.

Desde la llegada de Daniel, ¿cómo ha cambiado la vida de tu familia?

Ha cambiado muchísimo, ya Yelena tiene 14 años, Dylan tiene 12, son los ayudantes principales de Yomaira. Nos estamos disfrutando al máximo esto. Era necesario que pasara porque es como un lazo, es como una unión de poder disfrutarnos este proceso todos de volver a ver un bebé en la casa. Es una gran bendición.

¿Por qué eligieron ese nombre para él?

El nombre lo escogió Yomaira, es un nombre bíblico y respeto mucho a Yomaira y creo que el nombre está espectacular: Daniel Jeremías. Ella quería ponerle ese nombre y lo encontré perfecto, se hizo con el corazón y ella cuando lo hizo, lo hizo de una manera tan chula, tan bonita que entendí que se era el nombre y estamos felices con Daniel, está saludable y eso es lo más importante.

NO REUSE - Wisin y su familia - DIGITAL COVER
Credit: Bryant Bauzó/@bryantbauzo

¿Qué fue lo que sentiste cuando tuviste a Daniel en tus brazos por primera vez?

Ni lo podía creer, entendí que los milagros existen y que si seguimos trabajando duro y haciendo las cosas de la manera correcta y tratando de caminar hacia nuestros sueños, la vida te va a sorprender. No es que me lo merezco, pero Dios tuvo misericordia de nosotros.

¿A quién se parece más, a papá o mamá?

De todos mis hijos, es el que se parece más a Yomaira. Es el colorado de la casa, y era lo que quería porque Yelena tiene mucho parecido a mí, aunque también tiene cosas de su mamá Dylan. Daniel tiene más cosas físicas de su mamá y estamos felices en verdad. Estamos felices con él.

¿Cómo es la personalidad de Daniel?

Es bien juguetón, está tratando de hablar. Se porta superbién, duerme muchísimo, está saludable, que es lo más importante, y es lo que le pedía todos los días a Dios. Así que es una bendición de niño.

NO REUSE - Wisin y su familia - DIGITAL COVER
Credit: Bryant Bauzó/@bryantbauzo

¿Cómo lo recibieron sus hermanos?

Yelena y Dylan son los que más están disfrutando el proceso porque es nuevo para ellos. Cuando Yelena tenía 2 años, Dylan nació. Así que ellos crecieron mucho. Pero ahora tener un bebé en la casa, bañarlo, cambiarlo era un proceso que faltaba en nuestras vidas, era algo que le faltaba a la familia.

Te fuiste de gira y te llevaste a la familia...

Siempre con nervios, estamos haciendo más de 80 shows. Gloria a Dios que van conmigo y se lo disfrutan y que entienden lo que hago ese motor de mi carrera es necesario, me encanta cantar y ver a Dylan a Yelena y me gusta que ellos disfruten lo que yo hago.

¿Qué sientes cuando te ven?

Me siento feliz. Me siento que son parte de mi éxito y mi trabajo, que están fuera, que no los excluí de mi carrera, que son parte de mi aventura y eso para mi es muy importante.

¿Qué lugares visitaron?

Bolivia, Chile, Argentina, Perú, Paraguay, Chicago, República Dominicana, estamos empezando la gira.

Si alguno te tus hijos quisiera seguir tus pasos, ¿lo apoyarías?

Cien por ciento. Amo el arte y creo que el arte es una forma de expresarte, de poder plasmar lo que tú sientes. Si se hace de la manera correcta, claro que sí, con mucho gusto.

NO REUSE - Wisin y su familia - DIGITAL COVER
Credit: Bryant Bauzó/@bryantbauzo

¿Cómo es la dinámica de tu familia ahora con Daniel?

[Yomaira] y yo somos un equipo. Yomaira siempre es la mamá, esa figura de mamá es importante en la casa, pero trato de ayudar de aportar y de disfrutar cada momento. Estamos en la finca cuando no estoy trabajando, disfruto mucho estar con ellos.

¿Qué te hizo elegir a Yomaira como al compañera de tu vida?

Cuando uno va a escoger a su pareja, uno no la escoge. La vida ya la tiene para ti, eso es algo que Dios ya tiene planificado para ti y no es fácil en el mundo donde vivimos tener una relación estable, hay muchos retos, ella se ha ganado mi respeto, no solamente con lo [que pasó con nuestra hija] Victoria. Seguimos batallando, disfrutamos, reímos, lloramos si hay que llorar, hablamos si hay que hablar, disfrutando como una pareja y tratando de crecer de manera responsable por nuestros hijos.

NO REUSE - Wisin y su familia - DIGITAL COVER
Credit: Bryant Bauzó/@bryantbauzo

¿Cambiarías algo de tu vida y por qué?

No cambiaría nada, amo a mis padres, le doy la gloria Dios por ellos, le doy gracias por mi esposa, mis hijos. Creo que la carrera que hago es lo que amo, es lo que soñé y estar aquí es un privilegio nivel profesional seguir vigente, haciendo grandes proyectos.

Lo más difícil en tu vida ha sido…

En el plano profesional todos los días hay retos. Todos los días aparecen situaciones que hay que afrontar en muchos aspectos, pero lo más importante es tener fija la mirada en la meta, trabajar con disciplina creer en ti y todos los día probarte a ti mismo y tratar de hacer cosas más grandes todos los días.

En el plano personal, [lo más difícil] que he vivido es la muerte de Victoria, pero es porque es algo que nunca cicatriza, pero se puede vivir con eso confiando en que ella [está en] un mejor lugar.

Planes...

Estaré haciendo muchos conciertos y el siguiente año estaré en Puerto Rico para poder recargarme. Estamos preparando un nuevo lanzamiento. Me siento completo, me siento bien, creo que sigo soñando. Soy un soñador, trato de poder hacer cosas grandes para sorprender al público, esa es mi meta.

¿Con quien te falta trabajar?

Creo que las colaboraciones salen de forma espontánea. Las cosas pasan y tu te das cuenta que eran necesarias, que hay química en el estudio, hay muchos artistas que faltan y si en el camino me los encuentro sería un honor.