William Levy se pone nostálgico al pasar un tierno día con su hijo Christopher. El cubano recuerda su infancia y momentos entrañables junto a él

Anuncio

Lo tiene todo, fama, belleza y éxito. Pero no hay nada que haga más feliz a William Levy que estar con su familia. Tiempo es lo que le falta al actor debido a sus compromisos, pero el que tiene de calidad está destinado a sus grandes amores, sus pequeños Christopher, Kailey, y su pareja Elizabeth Gutiérrez.

El cubano ha colgado un entrañable video de él y su hijo haciendo travesuras en un día dedicado sólo a ellos. Nostálgico a la vez que emocionado, el artista recuerda su infancia y las cosas que hacía a través de los ojos de su primogénito.

“Estos son los momentos que hacen la vida. Increíble viendo a mi hijo subiéndose en una mata de mango y recordar cuando yo lo hacía, con la única diferencia que cuando yo lo hacía terminaba casi siempre con el vecino corriendo tras de mí porque se los robaba”, bromea el protagonista de Resident Evil: Capítulo Final.

A sus 36 años tiene la fortuna de haber formado una bonita familia con la que vive felizmente en Miami. Hace poco, durante el Día del Padre su miniatura le hacía una hermosa dedicatoria donde le llamaba el mejor padre del mundo.

Y no nos extraña, el también modelo de 36 años se desvive por hacerles felices. Aunque se ha perdido muchos momentos de su infancia, su prioridad por encima de todo, son ellos. La estabilidad con su pareja, Ely, también ha contribuído a ese bienestar.

Si bien han pasado años con muchos altibajos y crisis en la relación, parece que la tranquilidad y el amor han ganado la batalla. Ni siquiera los fantasmas del pasado contados en el nuevo libro de Jacqueline Bracamontes sobre su romance con el protagonista de Sortilegio ha quebrantado su unión.

Quizás la paternidad y tener su propia familia le ha dado esa madurez y paz que tanto necesitaba y que parecen reinar su vida.