Por motivos de trabajo, el actor cubano aterrizó en Madrid para cumplir con varios compromisos profesionales. Lo que el cubano no se esperaba es lo que iba a ocurrir tras pisar suelo español.
Anuncio

La magia es una sensación que William Levy conoce muy bien y que hace sentir de manera muy especial a quienes ven sus historias de telenovela.

Pero en esta ocasión fue él quien vivió un episodio mágico de la vida real. El actor se trasladó a España para cumplir con compromisos de trabajo y, por qué no, también disfrutar del tiempo libre que le deje su agenda.

Cansado por el largo vuelo pero feliz de estar allí, el cubano compartió unas divertidas imágenes de su aterrizaje en Madrid junto a sus compañeros.

Pero fue lo que pasó después en las calles de la capital lo que le dejó a él y a todos con el corazón a mil. Un momento que sin duda no olvidará jamás.

William Levy
William Levy
| Credit: IG/William Levy

Aunque William ya está muy acostumbrado a ser recibido como toda una estrella en Latinoamérica y Estados Unidos, no tenía muy claro qué iba a pasar al cruzar el charco.

Las imágenes hablan por sí solas. El recibimiento del público español fue tan ardiente y apasionado que la sonrisa del actor se quedó tatuada durante horas en su cara.

Casi no podía andar de la cantidad de gente que le esperaba para agradecerle lo que les ha hecho sentir con su último trabajo Café con aroma de mujer, todo un éxito en este país.

El cariño de sus fans al otro lado del océano se duplicó al comprobar que William es una persona cercana y de lo más cariñosa con su público. "Cansado pero siempre amable, eres grande", le escribieron algunos seguidores en las redes.

Y aunque su visita fue de trabajo, el protagonista de En brazos de un asesino también sacó el tiempo para disfrutar de la gastronomía del país y disfrutar de la cultura española.

Atrás quedan los momentos complicados de los últimos tiempos. El amor de su público hacia él y el de él a ellos y su carrera lo puede todo.

Aunque por ahora no ha contado qué razón laboral le ha traído a España, sí se mostró así de sonriente con su equipo de trabajo.

¿En qué andará William?