El actor cubano fue testigo de un nuevo logro en su profesión. Ocurrió este sábado en Madrid, donde disparó las temperaturas y los latidos de muchos corazones.
Anuncio

La resaca que ha dejado la telenovela Mujer con aroma de mujer sigue dando momentos únicos a sus protagonistas quienes, gracias a Netflix, han recorrido medio mundo con este trabajo y conseguido un éxito avasallador en varios destinos.

William Levy lo está viviendo en sus propias carnes. El actor lleva casi dos meses de rodaje en Madrid en lo que será su nuevo y apasionado proyecto, la serie Montecristo. Está metido de lleno en este rodaje que, a juzgar por lo que dicen sus productores y compañeros en las redes, va viento en popa.

En medio de esta agenda tan ajustada, el feliz papá recibió una invitación muy especial en Madrid, un evento creado por y para él. La prestigiosa periodista española Mercedes Milá, gran seguidora de la serie, fue la encargada de organizarlo junto a su equipo.

William Levy
William Levy
| Credit: (Photo by Michael Tran/Getty Images)

Los asientos del teatro Pavón de Madrid fueron ocupados por sus seguidoras españolas que verían una de las charlas más esperadas en ese país. Allí William es prácticamente un super héroe. Su personaje en la telenovela colombiana le ha convertido en toda una estrella a la que este sábado rindieron un homenaje muy especial.

Entre gritos, aplausos, lágrimas y gestos de mucho acariño y admiración, William llegó para vivir un momento histórico. Notablemente emocionado, abrió su corazón y compartió con la periodista catalana un montón de sentimientos que pronto verán la luz en la televisión española. Habló sin rodeos y a corazón abierto de todo lo que se le planteó, sin censura ni filtro.

De momento habrá que esperar a su emisión. Lo que sí se ha mostrado ya en las redes es la algarabía y la emoción con la que tanto él como las fans pasaron estas horas. Según ellas, el actor se fotografió con todas sin excepción y sin poner una mala cara, repartió alegría y sonrisas por todos lados pero, sobre todo, sintió un profundo agradecimiento por el amor recibido desde que pisó aquel país.

Si William ya era una estrella antes de Café con aroma de mujer, ahora ha confirmado aún más su reconocimiento internacional, desde donde requieren de su talento para nuevos proyectos y trabajos actorales.

Ofertas que está compaginando con su verdadero amor y razón de ser, sus hijos, a quienes echa profundamente de menos y así lo hace saber en sus plataformas. Por lo demás, William está encantado de vivir su momento profesional más dulce y apoteósico.