El actor cubano se expresa de este tema sin tabús y da detalles de lo que supuso grabar las escenas de alto voltaje en su película En brazos de un asesino.

Por Teresa Aranguez
Diciembre 07, 2019
Anuncio

Ya está en las salas y merece la pena verla. En brazos de un asesino, la nueva película de William Levy como actor y productor, es un thriller que te mantiene con el corazón a mil por varios motivos. Su historia no te permite relajarte en ningún momento pero hay algo más que acelera los latidos del espectador, sus escenas de alto voltaje sexual, hechas con una profesionalidad y buen gusto increíbles.

Aunque todo está cuidado al milímetro, el actor ha contado lo que se esconde detrás de esas grabaciones y lo que siente cuando tiene que quitarse la ropa y estar íntimamente con su co-estrella femenina.

“Es mi profesión, es mi trabajo y lo hago con mucho respeto y amor”, comienza antes de contar algo muy curioso. “Grabar este tipo de escenas es muy incómodo y nunca te acostumbras a ellas”, ha dicho a la agencia EFE.

¿Quién lo diría, verdad? Pues sí, este hombre apuesto, fuerte y galán como pocos reconoce que aunque de puertas para afuera todo se ve muy bien, no es un trabajo precisamente fácil de llevar a cabo.

Además, lo de hacer un desnudo es delicado, sobre todo teniendo hijos. “Mi mamá y mi abuela me han visto desnudo un montón de veces pero me preocupa más mis hijos y siempre les advierto que este tipo de cosas no pueden verlas, especialmente mi hija”, añadió.

Entendemos su incomodidad, pero que se quede tranquilo, el público, estará encantado de disfrutar de esta maravillosa historia y de esas escenas subiditas de tono. Bromas aparte, no hay que perderse esta película fruto de mucho trabajo y esfuerzo.