Wanda Seux fue debilitándose tras los diversos infartos cerebrales que sufrió. Sin embargo, la vedette luchó muchas veces por mantenerse con vida.

Por Carolina Amézquita Pino
Septiembre 03, 2020
Anuncio

Tres infartos cerebrales provocaron en Wanda Seux una serie de secuelas que mermaron su salud de manera importante y que el pasado miércoles a las 2:50 p. m., hora de México, le arrebataron la vida. La vedette de origen paraguayo falleció en la Casa del Actor de la capital mexicana, la casa de retiro donde residía.

“El Consejo Directivo y el Comité de Vigilancia de la ANDI México comunican el sensible fallecimiento de Wanda Seux”, dio a conocer la Asociación Nacional del Intérpretes en su cuenta de Twitter. “Nuestras más sentidas condolencias a su familia y amigos”.

La también actriz estuvo al borde de la muerte en varias ocasiones. Sin embargo, su entereza la hizo continuar con vida, hasta que su cuerpo ya no resistió más. Alfredo Cordero, amigo de Seux y quien la cuidó sus últimos años de vida, dio mayores detalles del deceso de la persona a la que él quería “como una madre”, si bien aclaró que estaba esperando los resultados oficiales de su muerte, que le iban a ser otorgados por un médico legista.

“Ella cada vez estaba deteriorándose más. Tuvo una descalcificación cerebral y realmente el estado que ella enfrentaba no permitía una evolución”, explicó al programa de televisión mexicano Ventaneando (TV Azteca). “Era algo que no tenía manera de revestirse”.

Víctor Chávez/WireImage

Si bien Alfredo Cordero nunca habló abiertamente con la vedette sobre las disposiciones cuando llegara este momento, sabe qué le hubiera gustado y buscará cumplir con ello. Además, quiere que Wanda Seux tenga una despedida digna, por supuesto cuidando los protocolos de seguridad por la pandemia.

“Wanda siempre se ha mantenido cerca de las cenizas de su mamá. Entonces pienso que a ella le gustaría estar con las cenizas de su mamá”, mencionó. “A mí, en lo personal como un amigo, me encantaría que ella tuviera un lugar donde uno pudiera ir a verla. Donde la gente que la ama, donde la gente que quiera llevarle una flor o alguien quiera recordarla, pueda ir a un lugar”.