Tras su marcha de Univisión, la periodista encaminó su vida a motivar a los demás y, sobre todo, a construir una familia feliz. Hoy luce más plena y joven que nunca. ¡Así es su nueva vida!

Por Teresa Aranguez
Septiembre 19, 2020
Anuncio

Fue una de las caras más queridas y carismáticas de la televisión. Bárbara Bermudo nos ponía al día de la última hora en Primer Impacto de Univisión hasta que un día dejó de hacerlo. Su salida del canal rompió el corazón a los telespectadores que la recibían entusiasmados cada tarde en sus casas.

Desde entonces no ha vuelto a televisión por decisión propia. Ese punto de inflexión le sirvió para centrarse en el trabajo más importante de su vida: su familia. La puertorriqueña sigue muy activa en redes y con una labor que sus fans de toda la vida le agradecen infinitamente: motivar y transmitir mensajes positivos en esos momentos donde todo parece perdido.

"En este día tú vas a lograr todo lo que te propongas porque confías en Él, y esa fe hará posible que cumplas todos tus sueños y que alcances todas tus metas. Y no olvides, cree en ti y todo será posible, pero mas importante aún, haz más de eso que te hace feliz", escribió en sus redes estos días.

Su fe inquebrantable y el amor de los suyos, su esposo Mario Andrés Moreno y sus tres hijas, Sofía, Camila y Mía Andrea son el motor que mueve su vida. Después de casi 15 años sin descanso frente a las cámaras y en un sinfín de alfombras rojas, cambió las lentejuelas y los focos por sus grandes amores, un paso decisivo que mereció la pena.

Es un trabajo bonito pero requiere de sacrificio y esfuerzo, dos ingredientes que Bárbara pone a cada cosa que hace. Sentirse bien por dentro le hace verse aún mejor por fuera y eso salta a la vista. A sus 45 años luce espectacular y sin necesidad de maquillaje. Y si no lo creen, pasen y vean.

Bárbara brinda por la vida y vive centrada en su familia pero también busca el tiempo para sus seguidores con el fin de invitarles a ser la mejor versión de sí mismos. Como mujer sabe cuáles son los obstáculos a los que este género se enfrenta, por eso también se ha dedicado a dar charlas motivacionales y contar su experiencia para tender su mano a quienes lo necesiten.

Muchos son los que le siguen pidiendo a través de las redes que regrese a televisión. De momento es feliz con su trabajo como mujer, madre, esposa y amiga y con sus proyectos más centrados en alimentar el alma. Un logro que no todo el mundo consigue. ¡Felicidades compañera!