Cuando Verónica Montes notó que su rostro y cuerpo se hincharon en exceso, y el cansancio no le permitía salir de la cama, acudió a médico, quien le dijo lo que ocurría.
Anuncio

En junio de 2020, Verónica Montes descubrió que pese a su buena alimentación y fuertes rutinas de ejercicio, el cuerpo y la cara se le inflamaban; entre otros padecimientos. "Tienes los síntomas como el de una embarazada, pero sin estar esperando un bebé. Sentía mi cara y cuerpo muy hinchados, tenía antojos incontrolables, estaba irritable; era desesperante", explicó la actriz a People en Español.

Posteriormente, la actriz comenzó a sentir un cansancio tal, que solo deseaba dormir; ante ello, acudió al médico y, tras una serie de estudios, le diagnosticaron una afección hormonal conocida como Prolactina y que la hacía retener líquidos en el exceso. "Esta hormona que se llama Prolactina salió demasiado alta; ese era el problema. Es algo que pensé que no existía, porque nunca lo había escuchado, pero es algo muy común", explicó.

Sin embargo, los cambios en el cuerpo de Montes comenzaron a minar su estado de ánimo y fue "muy difícil vivir esa experiencia, no solo el físico, sino por dentro estar viviendo mal"; además, era tan evidente su condición que le causaba inseguridad.

"Al verme en pantalla, cuando iba a alguna entrevista o hacia algún zoom en la casa, me veía el doble de lo que estaba", confesó. "Me afectó mucho el autoestima. Cuando salía me ponía un suéter y unos pants porque no quería que me vieran así el cuerpo". 

Veronica Montes, vestido negro, fashion
Credit: Eyepix Images/The Grosby Group

El padecimiento también le trajo consecuencias negativas en la parte profesional.

"En los castings, quizá, pensaban que me operé, parecía que me había puesto algo en la cara de tan inflamada que estaba", reveló. "No daba el perfil de los personajes o algo pasaba. Si perdí varios castings, quizá por el look, por la apariencia, porque con algunos personajes tenía que verme de alguna manera y, sí, parecía otra".

"Ya no estaba en mis manos, tenía que aceptarlo",

Verónica Montes

Tras un largo trabajo introspectivo, la intérprete de Victoria en la teleserie Promesas de campaña "empecé a aceptarme como estoy" y ahora quiere apoyar a otras mujeres que tienen enfermedades similares a quererse sin importar su físico.

"Acepté lo que tengo y por eso lo puse en redes sociales porque quise compartir a las mujeres que también padecen esto o que ya lo tuvieron y se curaron, o que tienen los síntomas para que vayan a checarse", mencionó. "No está tus manos estar así. Aunque hiciera mucho gimnasio nunca iba a estar delgada por ese problema de retención de líquidos. Siempre tenía una pancita y mi cara estaba redondita; ya no estaba en mis manos, tenía que aceptarlo y esperar al proceso que el doctor me decía que más o menos eran seis semanas".

Ahora, Verónica Montes se está recuperando y aunque "todavía me falta un poco la carita" para desinflamarse, retomó su vida personal y ya tiene un proyecto laboral en una serie de televisión. "Estoy contenta porque después de haber, quizá, perdido tantos proyectos a causa de este problema. Por fin puedo volver al trabajo y estar en la pantalla como me gusta", concluyó.