En un ataque de sinceridad, la presentadora dio a conocer una parte de su vida que dejó a sus compañeras sin palabras, algo muy difícil. Esta es su historia.
Anuncio

Por lo general es ella quien cuenta lo que pasa alrededor de la vida de los famosos, sus romances, sus rupturas, sus idas y venidas.

Pero en esta ocasión Verónica Bastos le ha dado la vuelta a la tortilla y ha contado una historia que le atañe a ella y a su vida personal.

Ocurría hace unos cuantos años y, definitivamente, podría pertenecer al libreto de cualquier telenovela por el morbo y el argumento tan interesante.

Ante la atenta mirada de sus compañeras Myrka Dellanos, Alix Aspe y Giselle Blondet, la mexicana confesó haberse quedado embarazada de su jefe hace unos cuantos años ya. ¿Qué pasó? Pues que la despidió a los 4 meses de embarazo.

Veronica Bastos
Verónica Bastos
| Credit: Telemundo

La siempre dicharachera conductora se convertía en la protagonista más absoluta de un cuento tan cierto como interesante. Todos en plató y en sus casas querían saber el desenlace final y Verónica se los dio. "Me despidió porque me embaracé, ¡de él!", confesó entre risas.

La anécdota no tiene desperdicio ni tampoco un final triste. Todo fue más divertido de lo que parece inicialmente pues resulta que su jefe, no era otro que su marido, su pareja actual con la que se ha mantenido tantos años después a pesar de lo ocurrido. Y es que todo tiene su explicación.

"No crean que ser la esposa del jefe trae muchos beneficios. Ese día llegué a casa, llorando por supuesto, y cuando yo llegué estaba mi esposo, no mi jefe en la casa listo para consentirme, arroparme y hacerme sentir de que yo era la mamá de su hijo y que él nada más me estaba cuidando y estaba cuidando el trabajo", compartió.

Un momento imperdible de los muchos que La mesa caliente ya tiene acostumbrados a los espectadores y que lo convierten en uno de los programas favoritos y más consentidos.