Se llama Valeria Marín, tiene 29 años, es periodista deportiva y es la responsable de que Julián Gil haya recuperado la fe y las ganas de amar.

Por Teresa Aranguez
Julio 29, 2020
Anuncio

Hacía tiempo que la sonrisa de Julián Gil no tenía esa chispa. El culpable, como suele ser en estos casos, es el amor, y más concretamente de Valeria Marín, la responsable absoluta de que haya dado una nueva oportunidad a ese sentimiento que tan dañado le tenía el corazón.

El actor era quien anunciaba a través de sus redes esta buenísima noticia. Lo hacía con una romántica foto con su chica con la que asegura lleva seis meses de auténtica luna de miel.

Pero, como diría el gran José Luis Perales en su canción estrella, ¿quién es ella y a qué dedica el tiempo libre? Se trata de una joven periodista de 29 años especializada en el mundo deportivo. Risueña, familiar y amante de los animales y los deportes, esas son algunas de las características que se desprenden de sus publicaciones en redes sociales y de su trabajo en la pantalla chica.

Puntos que le unen y mucho a Julián, quien comparte las mismas aficiones. Pero hay algo que le define aún más: su amor y entrega al trabajo. La comunicadora, que lleva diez años haciendo intervenciones en televisión, trabaja actualmente para el canal especializado en deportes TUDN, propiedad de Televisa y Univisión. Fue en sus platós donde aseguran que surgió la chispa entre los tortotolitos.

A pesar de estar siempre rodeada de hombres en el plató por aquello del deporte, Valeria ha conseguido hacerse un hueco y representar al género femenino con mucho orgullo. Feliz de ser mujer, ha presumido a sus compañeras del medio en más de una ocasión resaltando siempre la importancia del papel femenino en todos los campos.

Detrás de las cámaras, la conductora mexicana es una apasionada de su familia, para la que siempre tiene palabras de amor en sus fotografías en redes.  La relación con los suyos es maravillosa y ese es otro motivo por el que seguro Julián Gil, padrazo en toda regla, cayó rendido a sus pies.

Estar enamorado siempre ayuda a sobrellevar mejor todo lo demás. No es precisamente una etapa de color de rosa para Julián quien sigue batallando con su ex Marjorie de Sousa en los juzgados por la custodia de su hijo Matías. Dicen que las penas con amor son menos, así que ¡nos alegramos de que Cupido haya vuelto a hacer de las suyas!