¿Qué estaba haciendo la presentadora de Love island poco antes de morir? Una amiga cercana ha compartido la imagen que ha conmovido al mundo.

Anuncio

La noticia del suicidio de Caroline Flack ha sido recibida con un fuerte impacto y dolor por quienes la conocieron personalmente y por quienes la veían a través de la pequeña pantalla. Su sonrisa y actitud positiva jamás hizo presagiar que la conductora de Love Island no tenía ganas de seguir viviendo.

Ni siquiera a sus amigos más cercanos. Uno de los recientes testimonios que así lo dio a entender es el de su amiga Molly Grosberg. Ella fue una de las últimas personas en verla con vida apenas horas antes del terrible desenlace.

A través de sus historias de Instagram había publicado un cómplice momento de Caroline en San Valentín en perfecto estado físico, contenta y entre bromas. “Nuestro divertido Valentín nos trajo este año galletas y leche de avena”, escribió Molly junto a una imagen de la fallecida el día antes de su partida.

caroline.jpg

Horas después esta imagen quedaba para el recuerdo pues la conductora de 40 años se quitaba la vida en su apartamento. Según asegura la prensa británica, Caroline hacía frente a los cargos de supuesta agresión al que había sido su novio, una situación que había ocupado páginas y páginas de los tabloides y que podría haberle afectado más de lo esperado.

De hecho la presentadora se vio obligada a salir del famoso espacio televisivo en el que llevaba años trabajando tras ver cómo su imagen había quedado manchada y por los suelos.

Una de sus exparejas, Harry Styles ha tenido un gesto de cariño hacia la que fue su novia durante la gala de los premios Brit Awards. El joven artista llevó un lazo negro en su recuerdo y cantó su famoso tema “Fallen”.

Su amiga Mollie también le ha recordado con un serie de fotos de ambas risueñas y felices, sin preocupaciones ni miedos de ningún tipo. Nos quedamos con esa sonrisa inolvidable de Caroline. Descanse en Paz.