Las autoridades investigan lo ocurrido con Jody Lukoki, cuya muerte sorprendió al mundo futbolístico.
Anuncio

Una sorpresa ha ocasionado en el mundo futbolístico la muerte de Jody Lukoki. Según se dio a conocer falleció a los 29 años a causa de un paro cardíaco en un hospital de Almere, Países Bajos. De acuerdo con el diario local Het Parool, el domingo 8 de mayo, el deportista tuvo una violenta discusión con su familia, en la cual algunos de sus miembros que le propinaron una serie de brutales golpes que obligaron al jugador a trasladarse a un nosocomio donde reportó que sufría dolores en la cabeza y rodilla, si bien en primera instancia no se veía como algo complicado, resultó ser más delicado de lo pensado.

Por su parte, el periódico neerlandés Algemeen Dagblad informó que "los médicos determinaron que la pierna de Lukoki tuvo que ser amputada debido a una infección persistente y deficiencia de oxígeno"; entró en coma después de la operación y sufrió un paro cardíaco que le ocasionó el fallecimiento.

De momento, la muerte del futbolista quedó a cargo de las autoridades. "[El episodio violento] tuvo lugar hace una semana en Flevoland. La investigación aún es temprana, no podemos decir más al respecto", mencionó un portavoz de la policía informó al medio De Telegraaf.

Jody Lukoki
Credit: Jody Lukoki Instagram

El club neerlandés FC Twente, donde el ahora occiso iba a unirse, se pronunció ante la noticia de su deceso. "El FC Twente ha recibido la terrible noticia del fallecimiento de Jody Lukoki. El club está consternado y profundamente conmovido por este trágico suceso. El FC Twente se solidariza con sus seres queridos y les desea mucha fuerza en el proceso de esta gran pérdida", expresó en su cuenta de Twitter.

Josu Lukoki era originario de Kindu, Zaire. Jugó para los equipos de Ajax, SC Cambuur, PEC Zwolle, Ludogorets Razgrad II, Ludogorets Razgrad y Yeni Malatyaspor, y para la Selección de la República Democrática del Congo. El último club donde fue contratado era FC Twente, con el que no llegó a debutar por culpa de una grave lesión de ligamentos.