Ella es Toni Harris, una joven de 23 años que podría cambiar la historia de la NFL en el 2020.

Por Andrés Rubiano
Updated Marzo 02, 2020
Anuncio

Las mujeres se han transformado en el centro de atención del fútbol americano en este 2020. No solo Shakira y Jennifer López rompieron todos los estereotipos con su inolvidable presentación en el Halftime Show de la más reciente edición del Super Bowl.

Katie Sowers se convirtió en la primera entrenadora en estar en un Super Bowl como parte del cuerpo técnico de uno de los equipos protagonistas. Y otra latina también rompió esquemas al ser la primera chef en la historia de la NFL en estar a cargo de la comida en el gran juego: Dayanny de la Cruz.

Así mismo, hay otro nombre que desde hace algunos meses se ha convertido en el motivo de inspiración para muchas mujeres y jovencitas que también quieren hacer historia en un deporte en el que predominan los hombres. Antoinette Harris, conocida en el mundo del fútbol americano como “Toni” Harris, sigue dando pasos gigantes hacia su sueño de convertirse en la primera mujer que logre llegar a un equipo profesional de la NFL.

En el 2019, esta súper atleta de 23 años nacida en Detroit, se robó la atención de millones al ser la protagonista de uno de los comerciales de la firma Toyota para el Super Bowl. Fue entonces cuando esta joven se transformó en un ídolo para cientos de jovencitas en Estados Unidos y el mundo entero.

Poco después de la explosión mediática que provocó el comercial del Super Bowl, “Toni” se convirtió en la primera mujer en recibir una beca universitaria para integrarse al equipo de fútbol americano como jugadora de campo.

A pesar de que ya en el pasado otras mujeres habían logrado ganarse un puesto en equipos universitarios, todas lo habían hecho como pateadoras y no en alguna posición dentro de los equipos de campo.

“Cientos de mujeres que quieren jugar fútbol americano me contactan a diario … me dicen que soy su inspiración … Yo les digo que no dejen de intentarlo, de trabajar duro y que nunca dejen de creer en ellas mismas”, compartió Harris en conversación con el sitio en línea de The Undefeated.

El camino no ha sido fácil para esta guerrera de la vida, pues en más de una ocasión ha recibido un “no” como respuesta a su deseo de ser jugadora de fútbol americano. Además, ha tenido que enfrentarse a batallas gigantes para continuar en la búsqueda de sus sueños como atleta, como vivir en hogares temporales desde que tenía tan solo 4 años.

Pero tal vez la prueba más grande que ha tenido que superar Toni fue aquella que se encontró cuando recién iniciaba sus estudios en la Universidad de Toledo, en Ohio, institución en la que intentaba ganarse un lugar en el equipo de fútbol amerciano. En su primer año, fue diagnosticada con cáncer de ovarios y su lucha contra la enfermedad la llevó a perder casi la mitad de su peso corporal, pasando de 170 libras a tan solo 90.

La palabra “rendirse” no existe en su vocabulario. Luego de vencer el cáncer y de casi verse obligada a desistir en su sueño de ser jugadora profesional, Harris enfocó todos sus esfuerzos en volver a la cancha. “Creo que Dios le da las batallas más duras a sus soldados más fuertes y siento que soy uno de sus soldados más fuertes”, aseguró Toni.

En la actualidad, Harris hace parte del equipo defensivo del equipo de la Universidad Central Metodista del estados de Missouri, de la cual se graduará en este 2020, año en el que podría dejar una marca histórica en las páginas de la NFL. Ninguna mujer que ha integrado un equipo universitario ha logrado tener una oportunidad en un equipo profesional.