Sonriente, feliz y con ganas de comerse el mundo, el bailarín hizo partícipes a sus seguidores qué le tiene con esa sonrisa de oreja a oreja. ¡Enhorabuena!
Anuncio

El 2021 ha sido un año de retos para Toni Costa, algunos más difíciles que otros. Aún así, el bailarín ha capeado las olas con fuerza y hoy puede presumir de atravesar un momento muy significativo en su vida.

Tras el anuncio de separación temporal de Adamari López, el español no ha cesado de trabajar tanto en su profesión de la danza como en la unidad de su familia. Sus vacaciones con Alaïa a España a las que se unió la conductora posteriormente en Italia son un paso importante.

A pesar de todo, Toni tiene nuevas ilusiones y proyectos personales y profesionales imparables. Así lo ha compartido con sus fieles seguidores en sus redes sociales donde su sonrisa ha vuelto a brillar ante lo que viene.

Toni Costa
Credit: Instagram Toni Costa

Hace tiempo compartió que, además de su faceta de bailarín y coreógrafo, se adentraba en un nuevo y apasionante proyecto: Monat. Cada día su lugar en la empresa cobra más fuerza, al igual que sus aspiraciones en ella.

Desde el corazón de este lugar donde se llevan a cabo todos los productos, su empaquetado y envío, Toni mostró la unión, el buen rollo y la complicidad que existe entre todos los que pertenecen a este equipo.

"Visitando la casa", escribió en sus historias de Instagram. "Es increíble ver esto en vivo...una maravilla", expresó junto a las imágenes.

Toni Costa
Toni Costa
| Credit: IG/Toni Costa

Además de la super línea de producción, Toni también destacó el papel del presidente, Luis Urdaneta, y del resto de compañeros con quienes posó feliz y orgulloso en esta foto de equipo.

La apertura de la nueva sede en España para abrir puertas en la empresa a sus compatriotas también le ha generado una gran alegría.

Toni Costa
Toni Costa
| Credit: IG/Toni Costa

El coreógrafo y mentor de Mira Quién Baila atraviesa un gran momento profesional en ambas facetas. Aunque, sin duda, hay un trabajo que le fascina por encima de cualquier otro, el de papá de Alaïa. ¡Ése es insuperable!