En entrevista con People en Español, la pareja de Adamari López se sincera sobre sus difíciles inicios en el mundo del baile cuando era apenas un niño y su pasión por este arte no estaba bien vista por la sociedad.

Anuncio

Toni Costa es uno de los bailarines más conocidos y queridos de la televisión hispana. El mentor de las estrellas del exitoso programa Mira quién baila Univision All Stars comenzó a bailar a una edad muy temprana en su España natal en una época en la que lamentablemente no estaba aún bien visto por la sociedad que un niño se decantara por este arte.

"Antiguamente era una cosa constante el no aceptar que un niño hiciera ese tipo de arte que es bailar, que es expresarse", asegura a People en Español la pareja de Adamari López.

El también instructor de Zumba sabe muy bien de lo que habla ya que aunque en esa época –finales de la década de los ochenta principios de los noventa– aún no se hablaba de bullying, el bailarín confiesa que llegó a sufrir acoso escolar por parte de sus compañeros de salón.

"Ya existía el bullying por así decirlo pero no tenía ese nombre, era como un acoso escolar y sí, yo lo sufrí, evidentemente lo sufría", revela el carismático papá de Alaïa.

A pesar de contar en todo momento con el respaldo de su familia, Toni reconoce que le llevó varios años poder hablar abiertamente de su pasión por el baile con sus amigos y demás personas sin sentir pena, lo que hizo que durante mucho tiempo tratara de ocultarlo.

Toni Costa
Toni Costa
| Credit: Instagram Toni Costa

"Hay momentos al principio en los que yo me siento a lo mejor tan mal que no quiero bailar. Yo como que lo ocultaba y prefería otras cosas, pero bueno como era algo que estaba ahí dentro luego fue inevitable y ya surgió y ya me valió todo lo que dijeran y me puse a bailar", asegura Toni, quien señala que la sociedad no estaba preparada para que un niño bailara. "Pero bueno, todo pasa, todo el mundo evoluciona, aprende y va respetando cada vez más".

Es por eso que el bailarín no duda en invitar a todos los papás a apoyar a sus hijos sea cual sea el deporte o la actividad que deseen practicar en sus ratos libres.

"Al fin y al cabo un hijo tiene que hacer lo que le guste, lo que le nazca, lo que le haga feliz y eso vieron mis padres en mí, entiendo que vieron que me gustaba", manifiesta.

Infancia agridulce

Aunque nunca le faltó el amor de sus padres, Toni tiene muy grabado en su mente la difícil situación económica que atravesaba su familia cuando él era apenas un niño y a su madre no le alcanzaba para poder comprarle un sándwich a la salida de su clase de baile.

"Yo lo recuerdo porque a mí eso se me marcó muchísimo", se sincera.

Pero así como lo marcó, el bailarín reconoce que esa amarga experiencia le dejó una valiosa lección de vida que forjó la persona que es hoy en día.

"La enseñanza fue que uno tiene que seguir adelante, uno tiene que acoplarse a las situaciones. Si no tienes para comer esa tarde porque tienes que agarrar un autobús pues tienes que hacerlo, entonces como que te va enseñando las prioridades que hay en la vida y eso mis padres siempre me lo han enseñado", asegura.

Toni Costa
Toni Costa
| Credit: Instagram Mira quién baila

"Por suerte esos tiempos quedaron atrás, fue un proceso en el que, gracias a eso, ellos me han sabido dar la educación que tengo hoy en día", agrega.

Toni admite que, además de enseñarle a valorar más las cosas, le ha llevado a esforzarse y a superarse para que su hija no tenga que pasar nunca por lo que él pasó.

"Uno se supera y quiere salir adelante y agarra todos los proyectos posibles para que eso no le pueda llegar a pasar, que no fue como algo doloroso para mí porque no fue una cosa que hubiera sido siempre a diario, [pero] de alguna manera yo no quiero que mi hija pase por eso y por eso trabajo duro y trabajamos duro para que eso no ocurra", concluye.