El ex de Adamari López abrió sesión de preguntas y respuestas y, además de mencionar a su ex y hablar de su hija, enterneció a sus fans con este bello recuerdo del pasado. ¡Qué bello!

Anuncio

Toni Costa regresó una vez más a España para pasar unos días cerca de su familia y continuar con sus proyectos profesionales a ambos lados del océano. Tras su separación de, Adamari López, quien brilló hoy como nunca junto a William Levy en el show Así se baila, el bailarín todavía sueña con una reconciliación, pese a estar a la búsqueda de su propia casa en Miami.

En Valencia, el papá de Alaïa recorrió las calles donde jugaba al balón de niño y presumió en sus redes una deliciosa paella que nos puso los dientes largos, además de abrir en sus historias de Instagram una sesión de preguntas para sus fans: "ok, pregunten, y si se portan bien, os contesto", escribió.

A la pregunta de qué extraña más de su tierra cuando está en Miami, Toni Costa no dudó en responder que a su familia y su actividad favorita cuando no está bailando, es el golf. También confirmó que su hijita se encontraba con su mamá y su mascota en Miami mientras él pasaba estos días en España: "Mi princesa, la extraño mucho y ella al loquito de su papi", recordó.

Toni Costa
Credit: IG Toni Costa

Cuando fue preguntado por su edad y él comentó que tenía 38 años, acompañó su respuesta con un retrato de niño que conmovió a sus seguidores. ¡Era un auténtico muñeco!

Toni Costa niño
Credit: IG Toni Costa

También explicó cómo lograr mantener siempre esa actitud positiva ante la vida: "Muy fácil, no tengo motivos para estar negativo, recuerda que todo lo que uno piensa, siente y hace lo atrae. Sé positivo y cosas maravillosas llegarán a ti".

Toni Costa
Credit: IG Toni Costa

Y no faltó su celebrado sentido del humor. "¿Por qué eres tan bello?", le inquirió una fanática y él le agradeció el comentario con su personaje de Toño que tanto ha hecho sonreír a sus seguidores.

Toni Costa
Credit: IG Toni Costa

Los fans de Adamari y Toni siguen pendientes de la pareja aún por separado, para ver si se llega a dar o no la soñada reconciliación.